20minutos.es

Se llama 'dieta del zumo' y consiste básicamente en pasarse el día bebiendo zumos de verduras. Como todas las dietas la del zumo no hace milagros y sin embargo sí puede hacer daño al organismo. Parte de culpa es de las famosas que han tomado esta dieta por bandera.

Jennifer Aniston, Elsa Pataki, Salma Hayek, Sara Jessica Parker o Gwyneth Paltrow se han declarado fans de este régimen. Tal vez si supieran de sus peligrosos efectos secundarios dejarían de serlo.

Caída del cabello, envejecimiento prematuro de la piel, aparición de eccemas o descomposición de la dentadura son algunos de los efectos que puede provocar la famosa 'dieta del zumo'.

Esta dieta consiste en ingerir grandes dosis de zumos a base de remolacha, pepino, espinacas, jengibre, zanahoria, apio, ajo y col. Quienes la siguen piensan que haciendo esto consiguen reducir el peso y purificar la piel.

En realidad, lo que ocurre es que el cuerpo deja de consumir nutrientes básicos, como proteínas o hidratos de carbono, y esto se traduce en varios efectos nocivos. La Asociación Británica de Dietética ya ha advertido que al no consumir hidratos de carbono, el ejercicio o incluso la vida diaria normal se hace casi imposible.

Además, los kilos que se pierden con el régimen volverán con la misma facilidad con la que se esfumaron provocando así un efecto rebote nada deseable.

Sus defensores, aseguran que la 'dieta del zumo' es una dieta baja en calorías, con la que se obtienen resultados rápidos, sin que esto se deba a la pérdida de líquidos en el cuerpo, como sucede en la mayoría de dietas rápidas.

Perder peso es algo muy serio, no se trata de una frivolidad que pueda basarse en lo leído en una revista o en el consejo de una amiga (menos aún en el de una 'famosa'). Si de verdad queremos y necesitamos perder peso hay que acudir a un especialista médico. Porque adelgazar es una cuestión de salud, no de tallas.