La deuda pública llega al 90% del PIB tras crecer en otros 6.400 millones en junio


Otros 6.368 millones de euros a la cuenta. El endeudamiento de las Administraciones públicas españolas volvió a escalar en junio pasado, según ha revelado este viernes el Banco de España, hasta situarse en los 943.702 millones. Es una cantidad equivalente ya al 90,3% del producto interior bruto, según las estimaciones del propio organismo supervisor, que situaría el PIB acumulado en el último año en los 1,045 billones.

En los años de la crisis, España ha pasado de tener uno de los niveles de deuda pública más bajos de la Unión Europea (36,3% del PIB) a situarse por encima de la media de los Veintiocho. La principal explicación hay que encontrarla en los abultados desfases presupuestarios, que alcanzaron su cénit en 2009, con un déficit público por encima del 11%, lo que se tradujo en un notable repunte de la deuda pública aquel año.

En el primer año de legislatura del PP (2012), se registró un incremento similar porque, aunque el déficit menguó algo, se financiaron diversas operaciones de liquidez en auxilio de comunidades autónomas y ayuntamientos (plan de proveedores, fondo de liquidez autonómico) y se pidió el rescate europeo para la banca, que sumó otros 40.000 millones.

En lo que va de año, el ritmo de crecimiento ha sido también muy elevado, con unos 50.000 millones más que al cierre de 2012, cuando la deuda pública alcanzó el 84,2% del PIB. De nuevo, hay que tener en cuenta nueva operaciones de apoyo a las Administraciones Públicas, pero también que el Tesoro ha acelerado las colocaciones de deuda en el mercado para aprovechar la mejora de las condiciones financieras. Hasta julio, el Estado había cubierto ya el 73% de las necesidades de financiación previstas para todo el año.

Las previsiones del Gobierno anticipan que el nivel de deuda pública se situará en el 91,4% del PIB al cierre del año, un pronóstico cada vez más difícil de cumplir, sobre todo porque el déficit de la Administración central, el desfase que más pesa en las cuentas públicas españolas, alcanzó ya en la primera mitad del año el 3,8% del PIB, el objetivo para todo el año.

El Ejecutivo del PP sí cuenta con cumplir la previsión de gasto por intereses de la deuda, que presupuestó en 38.600 millones para este año. El descenso continuado de la prima de riesgo (este viernes ronda los 250 puntos básicos, el nivel más bajo en dos años) ha permitido colocaciones de bonos y letras a intereses más bajos de lo previsto.

La escalada de la deuda pública española coincide con niveles de endeudamiento privado muy elevados, heredados de los años de bonanza, lo que los economistas señalan como el principal obstáculo para la recuperación económica y la creación de empleo una vez se salga de la recesión. España se acerca así al nivel de deuda pública de la zona euro, pero con expectativas de crecimiento mucho más atenuadas que sus socios. No se alcanzaba un nivel similar desde la primera década del siglo pasado, un registro que, según las proyecciones de los organismos internacionales, se superará en unos años, con niveles superiores al 100%.

El Pais / 16/08/2013