Amamos a nuestros perros porque de verdad nos entienden y como bien dicen «se parecen a su dueño». Así que si tienes un perro gordo, es probable que se parezca a ti. Bueno, al menos en parte.


No, no se trata de que seas una mala influencia para tu perro y que verte comer papas fritas lo influya para alimentarse de más. Pero un estudio publicado en Royal Society Open Science explica que comer excesivamente es un fenómeno que se da frecuentemente en los humanos y en los perros por la estrecha relación que tienen.

De acuerdo a la investigación, el 34% de los perros de compañía en Estados Unidos tienen obesidad y sus tres causas son: predisposición genética, esterilización y los hábitos cotidianos.

«Los perros cohabitan con los humanos; por lo tanto, los miembros de las dos especies experimentan aproximadamente los mismos factores externos que causan la obesidad, lo que a su vez da menos oportunidad para las diferencias causadas por las interacciones entre los genes y el medio ambiente», detalla el texto.

Según el estudio, la obesidad hace que los perros sean más apáticos y no realicen ningún esfuerzo por obtener una recompensa. En esto, la raza beagle es uno de los perros con mayor tendencia a la obesidad debido a su comportamiento.

Los hábitos alimenticios de la casa influyen a tu perro (y a tu gato)

Las costumbres en torno a su alimentación son la razón más importante del sobrepeso en los perros. Pero estos no son los únicos que se ven influenciados por sus dueños: según un estudio publicado en WALTHAM International Nutritional Sciences Symposia, explica que los gatos padecen obesidad porque también se ven afectados por los hábitos humanos.

Aunque sí influyen las características genéticas y la esterilización en nuestras mascotas, la causa más frecuente de su obsesidad es que consumen muchas más calorías de las que queman. Y en ello también tiene una responsabilidad el dueño: darle un bocadillo de sobras al perro o al gato parece inocente, pero a la larga puede afectar su salud.

Así que si quieres a tu mascota, no cedas a sus ojitos suplicantes y motívala a hacer ejercicio. Pasear puede ser una gran alternativa tanto para tu perro como para ti.

Los perros y gatos han adquirido características humanas por la prolongada convivencia con nosotros. ¿Estaremos empeorando a la especie que más amamos? ¿Qué opinas?

vix.com / Joanna Gutiérrez, diciembre 2018

La curiosa razón por la que algunos perros son gordos (y otras especies no)