La Tierra es el único mundo del Sistema Solar que posee una tectónica de placas activa, o eso es lo que creíamos, y es que Europa, la helada luna de Júpiter, también podría poseer esta característica geológica, o al menos su espesa corteza de hielo podría imitar este tipo de estructuras.


Detalle de la superficie de Europa

Un nuevo trabajo, realizado por Simon A. Kattenhorn, del departamento de Ciencias Geologicas de la Universidad de Idaho, y Louise M. Prockter, de la Universidad de Johns Hopkins, basado en las imágenes capturadas por la misión Galileo, nos muestra como este satélite joviano posee una de las superficies más “jóvenes” del Sistema Solar, lo que implica que de alguna manera está siendo “reciclada” rápidamente.

Las imágenes de la Galileo fueron utilizadas para estudiar el entramado de crestas y fracturas de la corteza de hielo, y gracias a ellas comprobaron que un trozo de hielo situado entre dos placas de hielo había desaparecido, probablemente al hundirse bajo una de estas placas.

El equipo estudió un área de 134.000 kilómetros cuadrados para tratar de reconstruir las características geológicas de la región y comprobaron que había desaparecido una porción de superficie de unos 20.000 kilómetros2.

De esta forma, los autores del trabajo piensan que el material de la superficie se recicla de forma similar a lo que ocurre en nuestra Tierra, donde el terreno se hunde por debajo de la corteza terrestre en las llamadas zonas de subducción, donde convergen las placas tectónicas.

El trabajo ha sido publicado en Nature Geoscience.


espacioprofundo.es 08/09/14