Probablemente si comemos de pie, al estar en una situación incómoda, comeremos más rápido y en consecuencia es probable que comamos más cantidad de alimento. Además, disfrutaremos menos de los alimentos y favoreceremos la aparición de flatulencias.

Por tanto, es preferible comer sentados en un ambiente tranquilo y agradable donde podamos disfrutar y masticar bien la comida. Además, a poder ser debemos evitar comer mirando la televisión o el teléfono.


Abc.es 05/03/14 (Responde Blanca Lozano, diplomada en Nutrición Humana y Dietética y licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. Dietista-Nutricionista del departamento de Nutrición y Salud de Unilever.)