..... Nos duele el cuerpo desde la cabeza a los pies, nuestra nariz está colapsada y el estómago da vueltas, estar enfermo no es nada agradable, no importa si se trata de un simple resfrío o una influenza.

Hay personas que exageran, pero nuestro cuerpo nos hace sufrir cuando estamos enfermos y hay razones científicas para ello. Nosotros te contamos cuáles son.

¿Por qué nos sentimos tan miserables al estar con gripe?

No es lo mismo tener un resfrío que una gripe u otra enfermedad, pero nuestro cuerpo sufre igual y por más que lo intentemos, no estamos en condiciones de salir de la cama y hacer una vida normal, pues nos sentimos horrible.

La mayoría de las enfermedades menos graves, esas que no requieren hospitalización, tienen en común síntomas como el dolor corporal, cansancio, falta de apetito, cefaleas y falta de ánimo, entre otros, y estos tienen el mismo origen.

Cuando estamos enfermos nuestro sistema inmunológico se pone a trabajar a toda máquina para devolvernos la salud y entre sus acciones está la liberación de citoquinas, proteínas capaces de provocar varios efectos no muy agradables. De hecho, Incluso se cree que el cerebro los activa al detectar un alza en las citoquinas.

Las citoquinas trabajan de forma diferenciada sobre diferentes células y por ejemplo pueden estimular la inflamación de algunas, la destrucción de otras y la migración de células inmunes, por lo que podríamos considerarlas como las reguladoras de las respuestas inmunológicas.

Estas respuestas inmunológicas tienden a ser exageradas y parte de los malestares que sentimos al enfermarnos no son culpa del microorganismo causante de la infección, sino efectos secundarios causados por nuestro propio sistema de defensa que ataca a los invasores provocando daño también en tejidos sanos.

Cuidando tu salud y la de los demás

Un reciente estudio publicado en la revista Brain, Behaviour and Immunity sugiere que esa sensación de estar a un paso de la tumba tan propia de las enfermedades que no son graves, tienen un propósito de protección propia y grupal.

Al sentirnos miserables nos quedamos en casa dándole al cuerpo el descanso que necesita y de paso no salimos ni nos acercamos a otras personas, evitando así el contagio de aquel virus o bacteria que nos enfermó.

Si bien hay medicamentos para reducir los efectos desagradables de un resfrío común o versiones suaves de la gripe, hay que hacerle caso al cuerpo y saber que requiere el descanso necesario antes de que podamos volver a ser miembros productivos de la sociedad, protegiendo así a la comunidad y dándole tiempo al sistema inmune para que haga su trabajo sin interferencias.

batanga.com / Isabel Valenzuela 12/09/16

La ciencia responde: ¿Por qué nos sentimos tan miserables cuando tenemos gripe?