Las cosas caen. Es algo inevitable en nuestro planeta. La culpa la tiene la ley de la gravedad y es difícil luchar contra ella. Sin embargo, existe un sencillo objeto, sin motor ni propulsores, capaz de llevarle la contraria. Se trata del «collar de Newton», en realidad una sencilla y vulgar cadena de bolitas como la que sujeta el tapón del sumidero del lavabo, que parece saltar hacia arriba como el chorro de una fuente y levitar en el aire.

YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

¿Cómo puede ocurrir? El divulgador científico de la BBC Steve Mould filmó en su día el experimento -que, por cierto, cualquiera puede realizar en su propia casa- con una cadena de 50 metros metida en un recipiente de cristal. Según explicaba, la cadena, que tiene que sortear el borde del vaso antes de empezar a caer, se mueve tan rápidamente no puede cambiar de dirección al instante, así que le lleva un tiempo hacerlo y produce ese curioso giro en el aire.

Según explican en la web de la revista Science, dos físicos de Cambridge trataron de escribir una ecuación que describiera este hecho, pero se dieron cuenta de que era imposible. El experimento requería de otra explicación. Según sus cálculos matemáticos, el bucle que forma la cadena no depende de la inercia o el impulso, sino de la fuerza ascendente que viene desde la cadena que todavía está en reposo. Como la gravedad tira hacia abajo, la propia cadena empuja hacia arriba y estas fuerzas opuestas crean el efecto de la fuente.

Los investigadores han publicado sus conclusiones en la revista Proceedings of the Royal Society A. Sin ser físicos, cualquiera puede hacerse con una cadena de bolas de 50 metros y una probeta grande y realizar este «truco de magia» en su propia casa.


Abc.es 16/01/14