Ooho es una botella de agua comestible que podría sustituir a las tradicionales botellas de plástico.

Las botellas de plástico que se han usado siempre para almacenar cualquier bebida son una solución situada muy lejos de la perfección y no carece de problemas; no es biodegradable y tiene un alto coste energético de fabricación.

Y aunque a ojos del usuario las botellas de plástico no tienen ningún problema, realmente a día de hoy no les vendría nada mal una renovación. Y uno de los grandes candidatos a esa renovación es Ooho, una propuesta que ha ganado un premio en el concurso organizado por el EIT (European Institute of Innovation and Technology).

Ooho, la botella comestible… ¿del futuro?

Esta propuesta del Skipping Rocks Lab es completamente biodegradable, de fabricación barata y, lo más llamativo de todo, comestible. Estas botellas esféricas funcionan, según su propio creador (Pierre Blasier) como una naranja, que utiliza una doble membrana para contener el líquido. Y si bien es cierto que no tienes que comerte la botella una vez que dejas de usarla, el hecho de que un material que se puede comer sea capaz contener el agua ya resulta llamativo de por sí.

Las ventajas de esta botella frente a la tradicional botella de plástico son considerables: Ooho es mucho más amigable con el medio ambiente, ya que es biodegradable, por otra parte los embotelladores ganarán más dinero, ya que su coste de fabricación es mucho menor que el de la botella tradicional y tal vez incluso algún día los usuarios podamos comprar las botellas más baratas, además de que habrá una gran reducción en el coste energético de fabricación, como ya comentamos antes.

Se espera que Ooho llegue al mercado en 2017, aunque se empezará producir ya en 2016.


omicrono.com / 6 octubre, 2015 — Fernando Benito

Ooho, la botella de agua comestible