El Caribe es una región que por su belleza no es solo paradisíaca como destino turístico internacional, sino que también presenta un especial atractivo para los biólogos debido al altísimo endemismo de su fauna nativa. Aunque a diferencia de lo que ocurre en las regiones continentales cercanas la fauna caribeña insular no suele presentar especies terrestres de gran talla, si existen ejemplares sumamente llamativos en este sentido, como es el caso del llamado Majá de Santa María, la serpiente más grande de la región y que te invitamos a conocer hoy.

...

Características de la boa cubana

El Majá de Santa María, que recibe el nombre científico de Epicrates angulifer, es una especie de ofidioendémico de la isla de Cuba, la más grande de las Antillas caribeñas. Pertenece a la familia Boidae, donde se incluyen especies tan conocidas mundialmente como la boa constrictor o la gigantesca anaconda. En ningún caso son especies venenosas, sino que cazan empleando la técnica del estrangulamiento y la asfixia de sus presas.

Habita en todo el territorio cubano y algunos de los cayos menores que rodean a la isla mayor, donde se puede encontrar con frecuencia en los árboles, aunque no es infrecuente encontrarla dentro de las cuevas o en los entramados de raíces de árboles a la entrada de estas.


El Majá de Santa María es, como habíamos dicho antes, la serpiente más grande del Caribe insular, ya que se han reportado ejemplares con longitudes cercanas a los 5 metros de largo, aunque esto es muy inusual y la mayoría de los individuos grandes encontrados no sobrepasan los 3 metros.

Como los otros miembros de su familia, esta serpiente no pone huevos sino que da a luz a sus crías directamente luego de 4 meses de incubación en su interior. Al nacer, los jóvenes reptiles ya miden unos 40 cm de largo y son absolutamente independientes de su madre.

Una interesante estrategia de caza

La dieta de esta boa es muy diversa, pues se compone de gran variedad de animales como pueden ser las aves, los roedores, otros reptiles como los lagartos y otras especies de serpientes, así como los murciélagos.

Con respecto a estos últimos, esta serpiente ha sabido desarrollar una estrategia de caza sumamente interesante para capturarlos en pleno vuelo. Cuando comienza a caer el crepúsculo, hora en que los murciélagos empiezan a salir al exterior por cientos a través de la salida de la cueva, los majaes comienzan a acercarse a estos sitios y a tomar una posición ventajosa.

Ahí esperarán pacientemente a que comience la salida en masa de estos mamíferos en busca de sus alimentos, lo cual hacen en ocasiones en inmensas cantidades. Es en este momento cuando la serpiente aprovecha y mediante rápidos movimientos, se lanza sobre la salida de la cueva logrando en numerosas ocasiones apresar a los desprevenidos murciélagos, quienes se enfrentan así a una muerte segura.

Amenazas a que se enfrenta esta serpiente

El Majá de Santa María es una especie catalogada como Casi Amenazada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Su principal amenaza es el hombre, quien la persigue en ocasiones debido a que existe la creencia de que ataca a las aves de corral y otros animales domésticos. También se emplea como alimento por algunas comunidades campesinas locales y se cree que su grasa tiene propiedades medicinales. Los incendios forestales, las ratas, las mangostas y otras especies introducidas también suponen una amenaza latente para esta emblemática especie caribeña.

Ojocientífico.com 18/04/14