Mediante bacterias edulcoradas, la NASA cree que puede generar comida, medicina y hasta combustible.



El próximo gran objetivo de la NASA es llegar a Marte. La presión mediática lleva años soñando con hacer realidad una expedición para la que aún faltan, según la última estimación de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio americana, más de 5 años.

Y uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad para alcanzar a poner un pié en el planeta rojo, es generar una serie de recursos sostenibles, que pasan por combustible y alimentación para la tripulación.

Energía a partir de bacterias de Anabaena

En vista del panorama culinario al que podrían enfrentarse la primera tripulación que llegue a Marte, los científicos de la NASA están planeando llevar a cabo una serie de pruebas con un tipo de bacteria conocido del género Anabaena para generar recursos. La Anabaena es un género de cianobacterias vegetales que se caracteriza por aguantar condiciones ambientales extremas, lo que la hace ideal para tratar de sobrevivir a las condiciones de una misión espacial de estas características.


Estas pruebas, están planeadas para 2017 y consisten en comprobar la viabilidad de alimentar a bacterias genéticamente modificadas con los azúcares producidos por una Anabaena, para capacitar a las primeras con la posibilidad de producir determinados compuestos químicos, así como medicamentos y comida para la tripulación, e incluso combustible para llevar a cabo la misión.

De hecho, según el científico Lynn Rothschild de la NASA, “los primeros exploradores que llegaron al continente americano no llevaron toda la comida que necesitaban para el resto de sus días”. El experimento con Anabaena tendrá una duración de unos 6 meses abordo de un satélite alemán, y se vislumbra como la nueva herramienta de la NASA para conseguir, de una vez por todas, afrontar una misión de tamaña envergadura.

omicrono.com / 28 noviembre, 2015 — Pedro Mepal

La bacteria edulcorada que genera comida y combustible