Kraftwerk sólo habían tocado en Düsseldorf en 1970, 1981 y 1991. Hasta ahora. Las pasadas semanas tuvieron una residencia en un museo de su ciudad natal, el centro de arte K20, reproduciendo en concierto y con visuales en 3D durante ocho noches los temas de cada álbum contenido en"Der Katalog". Experiencia parecida a la que se realizó el año pasado en el MoMa de Nueva York y que se repetirá el próximo febrero en la Tate Modern de Londres. Todos estos ciclos pusieron el cartelito de "sold out" al par de horas de salir a la venta colapsando las respectivas web.


Kunstsammlung Nordrhein-Westfalen (Düsseldorf)


Juan Prieto / Fotos Evasee.com y Juan Prieto Antes de empezar con el concierto: Visita obligatoria para los fans de Kraftwerk la exposición llamada"Kraftwerk Roboter" –fotos en gran formato realizadas por Peter Boettcher, quien lleva más de una década siendo algo así como el fotógrafo oficial de Kraftwerk con imágenes protagonizadas por las versiones robóticas de los miembros del grupo. (La exposición fotográfica se puede visitar en el NRW-Forum de Düsseldorf hasta el 30 de enero).



Entrando al recinto nos proporcionan un sobrecito con el logo de "The Mix" que contiene las gafas blancas de cartón 3D (estilo años sesenta, pero con los dos ojos del mismo color). En la sala el espacio entre personas es de casi un metro. Sensación agradable al comprobar que no se había intentado forzar capacidad de aforo en absoluto. A las 20 horas exactamente se apagan las luces. Empieza a sonar "Meine Damen und Herren..." en vocoder y cae el telón. Los cuatro integrantes actuales de Kraftwerk delante de unos enormes visuales que flotan a su alrededor en sincronía total con la música. Sensación de irrealidad. Sonido cristalino, milimétrico... eficiente. Todos los temas en versión alemán. Los vídeos han sido readaptados para el 3D. En el escenario, las consolas que contienen los instrumentos han sido rediseñadas. Ahora esconden en su interior las pantallas de ordenador y sus aristas brillan. Son los Kraftwerk del futuro. El concierto se extiende sin pausa durante dos horas excepto por algunos segundos de silencio entre tema y tema. Grandes aplausos durante esos instantes. Suena todo"TheMix"y algunos temas más. Tocan "Music Non Stop" y el grupo se despide. Han pasado dos horas pero parecen quince minutos.




Al finalizar el concierto, una mujer se gira y entabla conversación con nosotros. Muy simpática y sonriente pregunta si nos ha gustado. Nos presenta a su hija de veintitantos años y se presenta ella. Son hermana y sobrina de Florian Schneider-Esleben, miembro fundador de Kraftwerk que abandonó la formación hace pocos años. Le preguntamos por su hermano. No ha asistido. Nos comenta que anda de abogados con Ralf Hutter. Es una lástima. "Ahora Kraftwerk es Ralf Hutter y Ralf es el cerebro... pero Florian era el genio". No puedo estar más de acuerdo. Aunque también Kraftwerk sigue siendo Kraftwerk, y eso se agradece.






Tu amiga nharu