Resultados 1 al 1 de 1
Mostrar en forma de Arbol1Les gusta
  • 1 Post de valalca

Tema: Kepler 61-b, un nuevo mundo potencialmente habitable, y van…

  1. #1

    Querer es poder
    Avatar de valalca
    Fecha de ingreso
    09 Jul, 12
    Género
    Mensajes
    13,697
    Gracias
    4,563
    Menciones
    3 Post(s)
    Citas
    49 Post(s)

    Predeterminado Kepler 61-b, un nuevo mundo potencialmente habitable, y van…

    ..


    Espacioprofundo.es 28/04/13


    Poco a poco nos vamos acostumbrando a los nuevos exoplanetas descubiertos, anuncios que nos muestran mundos alienígenas potencialmente habitables, al menos como nosotros nos imaginamos que es la habitabilidad de un planeta.

    Y si la semana pasada le toco el turno a tres de ellos, entre los que se encontraban Kepler-62e y Kepler-62f siendo estos en los que más esperanzas han puesto los astrobiologos, esta vez le ha tocado la vez a una nueva (y ya previamente conocida) super-Tierra situada junto a la estrella Kepler-61, bautizada con el atractivo nombre de Kepler-61b.

    Este nuevo mundo se sitúa en el borde interior de la zona habitable de su sistema, gobernado por una pequeña y fría estrella de baja masa, y parece tener un radio de unas 2,15 tierras, lo que le deja a medio camino entre una súper-Tierra y un mini-Neptuno, un mundo gaseoso menor que nuestro enigmático Neptuno.

    Pero este nuevo mundo no está situado tan lejos de su estrella como nuestro gigante azul, sino que esta tan cerca de su sol que su ‘año’ apenas dura 60 días terrestres.

    A pesar de estar tan cerca de su sol, la baja actividad de este permitiría a los hipotéticos habitantes de su superficie disfrutar de temperaturas de unos 0ºC (273ºK con un margen de error de ± 13) eso significaría que no habría ningún problema para que el agua estuviese en estado liquido en su superficie, aunque tendrás que llevarte ropa de abrigo si quieres observar su fauna.

    Pero poco más sabemos de este lejano mundo, y es que hay un problema con él, o más bien con su fría estrella.

    Cuando te sientas y piensas en lo lejos que se encuentran los mundos de nuestro sistema solar, te das cuenta que es una autentica hazaña el poder localizar estos mundos distantes fuera de nuestro Sistema Solar, pero este trabajo es aun más difícil si el exoplaneta se encuentra junto a una estrella tan tenue como Kepler-61, por no hablar de descubrir cómo podría ser ese lejano mundo.

    En respuesta a este problema, un equipo científico de la Universidad de Washington dirigido por Sarah Ballard pensaba que habían encontrado una manera de esquivar este escollo, y durante el proceso se toparon con este mundo que ahora conocemos como Kepler-61b.

    La forma habitual de medir una estrella distante es la que ya te puedes imaginar, mirar su luz y compararla con nuestro Sol. Una estrella de, por ejemplo, el tamaño del Sol nos mostraría un espectro similar, con alguna variación en su composición química. Pero este método no funciona bien en las estrellas más pequeñas, aquellos soles que casi no podemos detectar.

    “El desafío es que las estrellas pequeñas son muy difíciles de caracterizar”, comento Sarah Ballard en un comunicado de prensa. Y lo peor es que este tipo de estrellas son mayoría en el cosmos, se estima que aproximadamente dos tercios de las estrellas del Universo son enanas rojas.

    Ballard dirigió un equipo de varias universidades para describir un nuevo método para poder descubrir las características de estas estrellas, “Exoplanet Characterization by Proxy” y que ha sido aceptado para su publicación en The Astrophysical Journal.

    El equipo científico basa su trabajo en la investigación previa realizada por el astrónomo Tabetha Boyajian, que combina los recursos de varios telescopios que miden las longitudes de onda de la luz, las longitudes de onda que son ligeramente más largas que la luz visible. Esta técnica permite que el interferómetro (telescopios combinados) descubra cual es el tamaño de las estrellas fiándose en las estrellas cercanas.

    Con estos datos en la mano, Ballard y sus colegas se fijaron en un objetivo previamente visto en los datos del Kepler, KO 1.361,01, un “candidato” a planeta con un tamaño del doble de nuestra Tierra. Este candidato, que ajora conocemos como Kepler-61b, se encontraba junto a una estrella de baja masa situada a 900 años luz de distancia, una distancia ya de por sí difícil para nuestros telescopios pero que lo es aún más cuando se tratan de estrellas de este tipo.

    A continuación, los científicos analizaron cuatro estrellas cercanas que tienen patrones similares de luz basándose en el razonamiento de que serían espectroscópicamente similares a la estrella principal de Kepler-61b, lo que permitiría realizar mediciones precisas. Al comparar las mediciones de estas cuatro estrellas con las obtenidas de Kepler-61 surgió una sorpresa.

    Kepler-61 resultó ser más grande y más caliente de lo esperado, señala en comunicado de la Universidad de Washington, esto obligo a cambiar lo que sabemos de Kepler-61b, de su tamaño relativo y su posición en la zona habitable de la estrella, anteriormente se pensaba que este mundo se encontraría en el borde exterior de la zona ‘ricitos de oro’ y ahora se coloca directamente en el límite interior de esta región.

    Aun así, hay que señalar que el archivo de Exoplanetas NASA sigue mostrando a Kepler-61b como un objeto candidato a planeta.
    jaume666 le gusta.

  2. El Siguiente Usuario Agradeció a valalca Por Este Mensaje:

    jaume666 (29/04/2013)

Temas similares

  1. Respuestas: 2
    Último mensaje: 20/12/2012, 14:48
  2. Descubren un planeta que puede ser habitable
    Por valalca en el foro Off-Topic
    Respuestas: 3
    Último mensaje: 08/11/2012, 17:25
  3. 'Oz: Un mundo de fantasía', primer tráiler de lo nuevo de Sam Raimi
    Por Rufii en el foro Opiniones (Cine, TV, Música...)
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 14/07/2012, 08:18

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •