El autor de 'Canción de hielo y fuego' estará unido a la prestigiosa cadena estadounidese
durante los próximos dos años.
La tercera temporada de la popular ficción arranca el 31 de marzo.




El autor de Canción de hielo y fuego George R.R. Martin podría desarrollar una nueva serie para HBO.
El escritor acaba de firmar un acuerdo por el que estará unido al prestigioso canal de pago estadounidense
por los próximos dos años, en los que, además de continuar como coproductor ejecutivo de Juego de Tronos,
podrá poner en marcha nuevos proyectos.
El trato entre cadena y autor llega después de que la ficción se haya convertido en todo un fenómeno mundial
y de que su tercera temporada -que verá la luz el próximo 31 de marzo- sea, con diferencia,
el evento televisivo más esperado de 2013.
Aunque en Juego de Tronos Martin escribe un único capítulo para cada entrega -en la tercera será el séptimo,
'Chains' (3x07)-, lo cierto es que años atrás ya había trabajado como guionista y productor de series
como La bella y la bestia y Más allá de los limites de la realidad.

El acuerdo de George R.R. Martin y HBO incluye el fichaje de su fiel representante, Vince Gerardis,
quien ha revelado haber valorado con el autor la posibilidad de adaptar Los cuentos de Dunk y Egg,
tres relatos precuela de Canción de hielo y fuego, a la pequeña pantalla. Estas historias -El caballero errante,
La espada leal y El caballero misterioso- están ambientadas en el universo de Juego de Tronos,
aunque noventa años antes de los hechos relatados en la exitosa novela río.
No obstante, el trato no incluye el desarrollo de ningún proyecto en concreto y la posible precuela de la popular
producción de David Benioff y D.B. Weiss es sólo una especulación. De hecho, George R.R. Martin
no sólo cuenta con una larga lista de novelas y proyectos susceptibles de ser adaptadas,
sino que también podría ponerse manos a la obra con un nuevo proyecto original.

Por otro lado, seguimos esperando el estreno de la tercera temporada de Juego de Tronos,
que llegará a España unos días después de ver la luz en EE UU, el 9 de abril.