Los amigos de lo ajeno han existido en todas las épocas y lugares y, si echamos un vistazo a los periódicos, vemos que no están precisamente en peligro de extinción. Pero siempre ha habido clases y, entre tanto mangante y estafador de poca monta, también hay bandidos que se han acabado convirtiendo en auténticos héroes de leyenda. Nuestro protagonista de hoy es uno más en esa lista de nombres míticos que va desde Robin Hood hasta Bonnie & Clyde y demás forajidos de legendarios. Hablamos de Ishikawa Goemon, un ladrón de guante blanco que sembró el terror entre los ricachones de Kyoto y alrededores a finales del siglo XVI. Tan sonados fueron sus golpes que llegó a ser poco menos que el enemigo público número de su época. Pero, como dice el refrán, al final el crímen siempre se acaba pagando. Por desgracia para Goemon, iba a acabar saliendo literalmente escaldado de tanto atraco.


Goemon

Goemon tuvo una vida (y sobre todo una muerte) digna de la mejor novela. De él se ha dicho de todo: unos lo pintan como un paladín de los desfavorecidos que robaba a los ricos para repartir el botín entre los pobres; otros dicen que era un antiguo ninja (criado por el no menos legendario Momochi Sandayu), al que la reciente unificación del país había dejado en paro y que, sin guerras en las que luchar, se veía obligado a robar para ganarse el arroz. La historia más plausible nos lo pinta como el hijo segundón de una familia samurái de poca monta al que, tras caer en desgracia por un turbio asunto de robo con homicidio de por medio, no se le ocurrió mejor manera de salir adelante que echarse al monte y hacerse bandolero. Hay versiones para todos los gustos, y seguramente todas tengan algo de verdad.

Lo poco que sabemos de él a ciencia cierta nos lo cuenta un vallisoletano, el padre Pedro Morejón, misionero jesuita que, por aquellos días, estaba en Japón pescando almas para mayor gloria del Señor. Aunque, en realidad, Morejón solo llega a tiempo de relatarnos sus últimos momentos:

El incidente aconteció en 1594. Un tal Ixicava Goyemon y nueve o diez de sus parientes fueron hervidos en aceite.


No sabemos si el aceite sería de oliva o de soja pero, en cualquier caso, debió de ser una muerte bastante desgradable. La ejecución tuvo lugar en Kyoto, la capital del país por aquel entonces, y al parecer fue un éxito de público. Gentes de las más lejanas provincias acudieron a ver cómo cocían a fuego lento en un enorme caldero a aquel bandido indomable. Como condimento al macabro estofado, aderezaron el puchero con su propio hijo, a quien Goemon trató de mantener a salvo de las llamas hasta su último aliento. Para acompañar el guiso, también pasaron por el fuego a varios familiares y compinches. Un final sonado para la banda de ladrones más famosa del momento.


Semejante calvario se nos antoja un poco excesivo para ejecutar a un simple ladronzuelo, pero es que Goemon no era un chorizo cualquiera. Su clientela predilecta eran los potentados de la época: ricos comerciantes, grandes señores feudales, gerifaltes del clero… No había en todo Japón muro lo bastante alto ni puerta lo suficientemente recia para detenerle. Mientras, el pueblo llano veía con simpatía cómo él y su banda de amigos de lo ajeno limpiaban impunemente las cajas fuertes de los peces gordos de Kyoto. La fama de Goemon crecía a ojos vista, pero a la vez se estaba ganando enemigos muy poderosos.

Entre ellos se encontraba nada menos que Toyotomi Hideyoshi, el amo y señor del recién unificado Japón. La leyenda dice que, indignado por el giro despótico que había tomado el gobierno de Hideyoshi, Goemon empleó sus habilidades ninja para colarse en el mismísimo castillo de Fushimi, su residencia oficial en Kyoto, y rebanarle el pescuezo mientras dormía. Pero se ve que, para haber sido ninja, era un poco torpe, porque lo de moverse en sigilo no se le daba muy bien. En medio de la oscuridad acabó derribando un incensario de un puntapié y el ruido alertó al instante a toda la guarnición que se le echó encima antes de que pudiera acercarse siquiera a los aposentos del tirano. Seguramente todo esto no es más que una bonita historia, ya que ni a Goemon ni a nadie en su sano juicio se le habría ocurrido atacar al hombre más poderoso del país en su propio castillo. Pero el ladrón ninja se había convertido en una figura tan fabulosa que ninguna hazaña, por descabellada que fuera, se le quedaba pequeña. Su truculento final, cocinado en su propio jugo, no haría sino agrandar su leyenda.

La imagen que ha quedado de Goemon para la posteridad es una mezcla entre Robin Hood y Arsène Lupin, un caballero ladrón, un dandy del Japón feudal amante de los lujos caros pero, a la vez, con un corazón de oro. Un rebelde que se ríe del peligro y gusta de desafiar a los ricos y poderosos, con un punto descarado y bravucón. El teatro kabuki lo terminó de consagrar, convirtiéndolo en personaje recurrente y dándole su característico tupé, seña de identidad inconfundible de ahí en adelante. Desde entonces hasta nuestros días, Ishikawa Goemon ha sido una de los héroes más reconocibles de la cultura popular nipona. Su nombre les sonará a algunos lectores, ya que aún hoy es fácil encontrárselo como protagonista de videojuegos, películas y dibujos animados.

400 años después de su truculento final, Goemon sigue estando muy vivo. Como muestra, un botón: hoy en día, no sin cierta mala leche, los japoneses llaman a las bañeras hechas de metal “Goemon Buro”, o sea, baños a lo Goemon, recordando la olla en la que lo cocieron a fuego lento. Apenas se usan ya en las casas particulares, pero aún es posible verlas en balnearios y termas públicas. Con la afición que tienen los japoneses a bañarse con el agua a temperaturas imposibles, no sería raro que el día menos pensado alguien acabara marcándose un Goemon en toda regla. Pero, por escaldado que salga, es difícil que se llegue a hacer tan famoso como el último baño de este intrépido Robin Hood japonés.


Colaboración de R. Ibarzabal

Fuente: Relación del Reino de Nippon a que llaman Corruptante Japón – Bernardino de Ávila; Ninja Attack – Matt Alt y Hiroko Yoda

historiasdelahistoria.com por Javier Sanz 04/11/15

Ishikawa Goemon, el Robin Hood japonés que acabó hervido