Una joven modelo japonesa, llamada Vanilla Chamu, se realizó 30 cirugías plásticas para convertirse en “la típica muñeca de porcelana francesa“.
La mujer, con sus raíces japonesas cada vez menos visibles, se hizo famosa tras su aparición en un programa japonés
que mostró la transformación estética de la modelo a través de fotografías.



Según informa el Huffington Post, Chamu se retocó los ojos, se aumentó los pechos,
se sometió a varias liposucciones y definió sus pómulos, gastó mas de 100 mil dólares para borrar sus rasgos asiáticos.
Su próximo plan es un tratamiento para crecer.

“Quiere ser una muñeca porque a las muñecas nadie las llama feas“, contó uno de sus amigos.

La joven modelo de operó a los 19 años por primera vez y, luego de 30 operaciones,
asegura que no parará hasta convertirse “en una muñeca de porcelana francesa“.