Un submarino halla un tesoro de 17.000 millones de dólares entre los restos del galeón San José, hundido en 1708