Dubai inauguró el 2013 con una impresionante exhibición de fuegos artificiales
que iluminaron el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo,
con los colores de la bandera de Emiratos Árabes Unidos.