Con este hallazgo, se abren nuevas vías de investigación en el desarrollo de nuevos medicamentos para erradicar la enfermedad

Científicos de la Universidad George Mason (Estados Unidos) han descubierto la ubicación exacta de dos proteínas que son las responsables de ocultar células cancerosas al sistema inmunitario, algo que, según señalan, abre nuevas vías de investigación en el desarrollo de nuevos fármacos para luchar contra el cáncer.

Gracias a este hallazgo, publicado en 'Journal of Biological Chemistry' y recogido por Phys.org, los investigadores señalan que se podrán sustituir las terapias intravenosas existentes por medicamentos de inmunoterapia en forma de píldora

El descubrimiento se ha realizado gracias a una nueva técnica, conocida como "tecnología de pintura de proteínas". Este proceso comienza con dos o más proteínas que, cuando se unen, conducen la enfermedad. Los científicos usan tintes de moléculas pequeñas para pintar las proteínas unidas, y luego una reacción química, conocida como desnaturalización, las corta.

Técnica mejorada

En el último paso, los científicos utilizan un espectrómetro de masas, que permite determinar la distribución de las moléculas de una sustancia en función de su masa, para identificar las regiones sin pintar, que es donde se tocan las proteínas.

Las tecnologías actuales en el descubrimiento de fármacos en fase temprana, como la cristalografía, a menudo son complicadas, costosas y requieren de mucho tiempo.

Según los investigadores, se podrán sustituir las terapias intravenosas existentes por fármacos en forma de píldora

La tecnología de pintura de proteínas identifica específicamente los puntos de contacto entre proteínas, destacando una ubicación ideal y la receta a seguir para el desarrollo de fármacos. La tecnología permite realizar pruebas rápidas del rendimiento del medicamento, lo que significa que se pueden obtener los resultados en varios días, en lugar de en años.

Respuesta más rápida

En el artículo, el equipo de investigadores, liderado Amanda Haymond, describe cómo mejoraron esta tecnología, desarrollando y optimizando un nuevo tinte proteico que ha sido probado con éxito en complejos proteicos clínicamente relevantes, como son el PD-1 y PD-L1.

"El secreto para usar la técnica de pintura de proteínas es tener la molécula de tinte perfecta con la estructura correcta para unirse firmemente a las proteínas", ha indicado Haymond.

elconfidencial.com / 08/10/2019

Identificadas dos proteínas que "esconden" el cáncer al sistema inmunitario