Este artista callejero demuestra que la gaita puede ser la sensación en la gente que pasa a su lado.
No solo produce melodías sino que también avienta fuego con lo que su espectáculo se torna muy atractivo…