A los bromistas siempre les gusta aprovecharse de la gente que se encuentra desprevenida en cualquier lugar público.

Este hombre agarra las manos de las personas desprevenidas haciéndoles una buena broma, que a algunos no les gusta para nada…