...
20minutos.es 12/09/13

El otro día os hablé del primer goleador de un partido internacional (no oficial). Mencioné el primer partido oficial y creo que molaría hablar del lugar que lo acogió. No tiene, desde luego, la pinta que muchos podríamos imaginar. Es más, ni siquiera era ni es un estadio de fútbol. Pero quizá por eso es tan especial. Viajamos a Escocia para conocer un poco más de cerca el Hamilton Crescent.

Nombre oficial: Hamilton Crescent.
Ubicación: Partick, Glasgow, Escocia.
Capacidad: 4.000 espectadores.
Año de inauguración: 1862.
Deportes: Cricket, fútbol (hasta 1877).
Propietario: West of Scotland Cricket Club.

Más cosas: Pues estamos a principios de la década de 1870. Se habían jugado cinco partidos entre Escocia e Inglaterra, pero como os comenté el viernes pasado, todos los seleccionados por Escocia eran residentes en Londres o ingleses de origen escocés. Así las cosas, Charles Alcock, secretario de la FA y principal impulsor de estos partidos, se afanaba en conseguir un equipo de escoceses que jugaran en Escocia para enfrentarse a Inglaterra.

Al parecer, el problema principal es que en aquella época aún convivían las distintas normas previas a la unificación de las reglas. En Escocia no se jugaba con las mismas que la FA y no eran muy proclives a ceder.

Sea como fuere, la insistencia de Alcock dio sus frutos. El Queen’s Park FC, el principal equipo de la época al norte del muro de Adriano (aún hoy existe, pero sigue siendo amateur) aceptó el desafío de Alcock y cedió a sus once jugadores para que estos formaran la selección escocesa.

Alcock quería que el partido se disputara al norte de Inglaterra, pero finalmente se eligió Glasgow como lugar del partido: se disputaría en el campo de cricket del West of Scotland: Hamilton Crescent.

Quizá os preguntéis el motivo de celebrar el partido en un campo de cricket, pero tenéis que tener en cuenta que hasta seis o siete años más tarde no aparecieron en Gran Bretaña los estadios de fútbol. Además, el Hamilton Crescent era un lugar capaz de acoger 4.000 personas.

Se eligió un día emblemático como el 3o de noviembre (día de San Andrés, patrón de Escocia) para celebrar el encuentro, cuya hora de inicio eran las 14.00 h. El campo estaba lleno, y se cobró una entrada única de un chelín. El partido, no obstante, se retrasó 20 minutos debido a la espesa niebla que caía sobre el césped.

Finalmente, el partido comenzó con las siguientes alineaciones. Por Escocia: Gardner; Ker, Taylor; Thomson, Smith; Smith, Leckie, Rhind, McKinnon, Weir y Wotherspoon, esto es que jugaban con un 2-2-6. Por Inglaterra jugaron Barker; Greenhalgh; Welch; Chappell, Maynard, Brockbank, Clegg, Kirke-Smith, Ottaway, Chenery y Morice. Es decir, con un 1-1-8 (durante el partido, el portero Barker cambió su puesto con el delantero Maynard). Pues a pesar de que jugaban con seis y ocho delanteros, el resultado fue de 0-0.

Al año siguiente, se jugaría el siguiente partido, con ambos contendientes como protagonistas… pero esa es ya otra historia…