La sonda Cassini detectó este vórtice de forma hexagonal, muy similar al descubierto en los años 80 por la misión Voyager, poco antes de quedar destruida.


Imagen: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Allá por la década de los 80, la sonda espacial estadounidense Voyager descubrió un patrón nuboso situado en la atmósfera del polo norte de Saturno al que, dada su forma, bautizaron con el nombre de Hexágono de Saturno y que podría estar ligado a la rotación de este planeta. Cada uno de sus seis lados mide en torno a 13.800 kilómetros de longitud –una distancia que, para que nos hagamos una idea, supera los 12.742 km del diámetro de nuestra Tierra–.

Ahora acaba de darse a conocer que existe un segundo hexágono, un vórtice cálido de características muy similares al primero: también está en el polo norte de Saturno, aunque a más altura, en la estratosfera. La encargada de detectarla fue la sonda internacional Cassini, que formó parte de un proyecto conjunto de la NASA, la ESA y la Agencia Espacial Italiana (ASI) y cuya misión tuvo por objetivo estudiar Saturno y sus lunas. Este descubrimiento lo hizo poco antes de que quedara destruida en septiembre de 2017 tras adentrarse en la atmósfera del planeta.

La pregunta que les surge ahora a los expertos es la relación que puede existir entre estos dos hexágonos: ¿son completamente independientes el uno del otro o podría tratarse de una misma estructura imponente que abarcaría cientos de kilómetros de altura?

En el momento en que Cassini entró en órbita alrededor de Saturno en diciembre de 2004, el hemisferio sur disfrutaba del verano, mientras que el norte se encontraba en pleno invierno, y entonces no se detectó aquí ningún vórtice amplio y cálido a gran altitud. Como un año saturniano abarca unos 30 años terrestres, en la Tierra tuvimos que esperar hasta 2014 para observar que el verano empezaba a acercarse tímidamente al hemisferio septentrional (el solsticio de verano no llegó hasta mayo de 2017).

Se acerca el... verano

Por fin se empezaban a reunir las condiciones para que los diferentes instrumentos con los que iba equipada Cassini se pusieran a trabajar. Antes no había sido posible debido a las temperaturas de 158 ºC bajo cero de la estratosfera septentrional, unos 20 ºC por debajo de los que requería, por ejemplo, uno de esos instrumentos destinados a explorar la zona: el llamado Espectrómetro Infrarrojo Compuesto (CIRS, por sus siglas en inglés), que mide la energía infrarroja a partir de las superficies, atmósferas y anillos de Saturno, así como de sus lunas, para estudiar su temperatura y composición. Desde 2014 los científicos pudieron valerse de esta herramienta para recopilar datos.

Y ahora, un estudio a largo plazo, basado en las observaciones del CIRS, ha descubierto los primeros destellos de un vórtice en el polo norte formándose por encima de la atmósfera a medida que llegaba el periodo estival.

El autor principal de la investigación, Leigh Fletcher, de la Universidad de Leicester (Reino Unido), explica que “los bordes de este vórtice recién descubierto parecen ser hexagonales, coincidiendo con el famoso y extraño patrón de nubes hexagonales que vemos más abajo, en la atmósfera de Saturno”. “Aunque esperábamos ver un vórtice de algún tipo en el polo norte del planeta a medida que se calentaba, su forma es realmente sorprendente”, añade.

Ante este singular descubrimiento, los expertos se plantean dos posibilidades: “O bien se ha generado un hexágono, espontáneamente y de forma idéntica, a dos altitudes diferentes –una más baja en las nubes y una alta en la estratosfera– o bien el hexágono es de hecho una estructura elevada que abarca un rango vertical de varios cientos de kilómetros”, revela Fletcher, que reconoce que "es bastante frustrante que se haya descubierto este hexágono estratosférico justo al final de la vida de Cassini", y no antes.

Dado que el hemisferio norte pasó el solsticio de verano en 2017 y el equinoccio de otoño no llegará hasta el año 2024, los investigadores esperan que la región del polo norte continúe desarrollándose en los próximos años.

muyinteresante.es / Raquel de la Morena, septiembre 2018

Hallan un segundo hexágono en la estratosfera de Saturno