Los nuevos indicios de los primeros análisis de las rocas perforadas por Perseverance, muestran huellas de sales y agua, imprescindibles para la vida.


NASA CALTECH

Los análisis de la primera roca perforada por el rover Perseverance en Marte, Rochette, muestra indicios de restos de sales y agua, según ha comunicado la NASA, unos elementos que nos indicarían que, efectivamente, pudo haber vida extraterrestre en nuestro vecino planeta rojo.

Las muestras que extrajo el rover Perseverance pueden contener evidencia de antiguas burbujas de agua, ya que han descubierto que dichas rocas del cráter Jezero incluían minerales de sal, que pueden revelar información sobre el clima antiguo y la habitabilidad de Marte hace miles de millones de años, e incluso podrían preservar evidencia de vida antigua marciana.

Las muestras fueron recogidas por el rover Perseverance el 6 y 8 de septiembre, apodadas Montdenier y Montagnac procedentes de una roca del cráter Jezero, el lugar de un antiguo lago hace más de 3.000 millones de años (cuando las condiciones de Marte eran mucho más cálidas y húmedas con respecto a la actualidad, pues Marte estaba aún geológicamente activo) y justo al norte del ecuador del planeta. Ambas muestras, un poco más anchas que un lápiz de diámetro y unos seis centímetros de largo, están almacenadas en tubos sellados en el interior del rover.

"Debido a que estas rocas tenían un potencial científico tan alto, decidimos adquirir dos muestras aquí", dijo Katie Stack Morgan, científica adjunta del proyecto Perseverance en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California (EE. UU.).

La roca que proporcionó las primeras muestras era de composición basáltica y probablemente producto de los flujos de lava. Las rocas volcánicas contienen minerales cristalinos que son útiles en la datación radiométrica. Los minerales de sal en estos dos primeros núcleos de roca también pueden haber atrapado pequeñas burbujas de agua antigua marciana. Si están presentes, podrían servir como cápsulas microscópicas de tiempo, ofreciendo pistas sobre el clima antiguo y la habitabilidad de Marte. La sal también es conocida en la Tierra por su capacidad para preservar signos de vida antigua, lo que, a su vez, podría ayudar a los científicos a construir una imagen más detallada de la historia geológica del área, como, por ejemplo, cuándo se formó el cráter, cuándo apareció y desapareció el lago y cómo cambió el clima con el tiempo.

"Parece que nuestras primeras rocas revelan un entorno sostenido potencialmente habitable", continúa Ken Farley, científico del proyecto de la misión. "Es un gran problema que el agua haya estado allí durante mucho tiempo".

Estas dos muestras de rocas muestran que probablemente el agua subterránea estuvo presente durante bastante tiempo en el área. Los minerales de sal dentro de las rocas son producto de la alteración de las rocas con el paso de los años. Podrían haberse formado cuando el agua subterránea cambió los minerales originales dentro de la roca de lava o cuando el agua se evaporó y dejó las sales. Parece que el agua estuvo presente el tiempo suficiente para crear un entorno habitable donde la vida microbiana antigua podría haber prosperado.

Los primeros datos obtenidos en esta parte del proyecto son, por tanto, un buen augurio para la misión Perseverance. Veremos qué nuevas sorpresas nos tiene preparadas. Por ahora, el rover recogerá más de 30 muestras que serán devueltas a la Tierra en múltiples misiones dentro de la Mars Sample Return, prevista para 2031.

Cuantas más muestras recopile Perseverance, más probable será que los científicos puedan completar el rompecabezas marciano que responde a la pregunta de: ¿existió alguna vez vida en Marte?

muyinteresante.es / Sarah Romero 14 septiembre 2021


Hallan señales de que pudo haber vida en Marte