Imagen en 3D de las muestras de glóbulos rojos más antiguas halladas hasta la fecha, que han sido halladas en Ötzi. (Journal of the Royal Society Interfac)

Su cuerpo momificado ha revelado un sinfín de pistas acerca de cómo vivían nuestros antepasados. Ahora, Ötzi, el "hombre de hielo" que fue hallado en perfecto estado de conservación hace catorce años en un glaciar de los Alpes, también ha proporcionado las células de sangre más antiguas del mundo.

En concreto, un equipo de investigadores de la Academia Europea de Bolzano (EURAC) ha publicado un estudio en Journal of the Royal Society Interface —que recoge Daily Mail— en el que se detalla cómo han encontrado trazas de sangre en una de las herida de flecha de Ötzi, y que, además, podría haber causado su muerte.

La sonda de tamaño nanométrico que utilizaron en esta ocasión, después de numerosos intentos fallidos a lo largo de los años, dio a los investigadores la libertad de movimiento que necesitaban para poder recorrer lentamente cada uno de los cortes.

Esta técnica les permitió capturar imágenes en 3D que, sorprendentemente, mostraron la forma redondeada de los glóbulos rojos. Para poder confirmar el hallazgo, sin embargo, el equipo tuvo que comparar, con la ayuda de un láser, la composición molecular de estas células con la de los glóbulos rojos. Y, efectivamente, coincidían.

El uso de la espectroscopia Raman, además, fue decisiva para que el equipo pudiera encontrar fibrina, un agente de coagulación del cuerpo que se produce después de una lesión. El descubrimiento de la fibrina arroja luz sobre la muerte de Ötzi, del que se cree que falleció a los 46 años y de manera repentina por la herida de flecha y un golpe en la cabeza hace 5.300 años.


20minutos.es 08/05/15

Hallan las muestras más antiguas de glóbulos rojos en Ötzi, el "hombre de hielo"