Uno de los animales más extendidos en la Tierra fue alguna vez un bichito parecido a un pequeño zorro, con algunos centímetros de tamaño. Eso, claro, fue hace mucho tiempo. Cerca de 50 millones de años atrás, ese animalito llamado Indohyus comenzó a adaptarse a la vida acuática y con el pasar del tiempo evolucionó en la especie cetácea que comprende a las ballenas y delfines.

La teoría mayoritaria entre los científicos es que esta especie de mamíferos en el mar tiene su origen en tierra firme y en cierto momento del proceso evolutivo tuvieron que migrar para los océanos y ríos (si, las ballenas y delfines también viven en agua dulce).

Indohyus es el eslabón perdido entre tierra y agua


Un trabajo liderado por Hans Thewissen, de la Universidad de Ohio, y publicado en la revista científica Nature, encontró el que parece ser el eslabón perdido entre los mamíferos de tierra y de agua.

El indohyus, cuyas características pueden no parecerse en nada a las de las ballenas y delfines actuales, era semejante a las primeras especies de cetáceos, principalmente en relación a la estructura de los cráneos, orejas, ojos y dedos. El fósil de indohyus fue encontrado en la región de Cachemira, en la India.

«Encontramos el pariente más próximo ya extinto de las ballenas, y es más próximo que cualquier otra especie viva», dijo Thewissen en el momento del descubrimiento.

Cómo fue a parar la especie al agua

Durante mucho tiempo la hipótesis más fuerte era que los indohyus nadaban para conseguir peces, que eran la base de su alimentación. Hoy sabemos que no podría haber sido así: las evidencias indican que el tipo de diente adecuado para masticar peces se desarrolló cuando ellos ya vivían en un ambiente acuático.

La hipótesis más popular ahora es que ellos aprovecharon su composición corporal propicia para moverse con velocidad en el agua como mecanismo de prevención contra los predadores. Una vez que su hábitat más frecuente pasó a ser el agua, rápidamente pasaron a desarrollar comportamientos de alimentación acuática.


Hipopótamo en la línea evolutiva

El indohyus pertenecía al mismo orden de mamíferos que animales como el camello, el cerdo o el hipopótamo: una de las características más definitorias eran los pies con dos o tres dedos, afirma el estudio.

En el caso de los hipopótamos, los primeros fósiles encontrados del animal tienen registro de 15 millones de años. Es garantía de que ellos surgieron cuando las ballenas y delfines ya vivían en los océanos y ríos de la Tierra, pero son primos: los cetáceos son, hoy, exclusivamente acuáticos y los hipopótamos son semiacuáticos.

vix.com / Katia Silveira, junio 2018

Hace 50 millones de años los delfines tenían patas y caminaban: mira cómo eran