YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.


Gustav Klimt nació el 14 de julio de 1862, hace exactamente 150 años, razón por la que el pintor modernista es hoy el gran protagonista de las búsquedas de Google. El gigante de Internet, fiel a su costumbre de rendir homenaje a grandes personalidades históricas, científicas y artísticas y a importantes acontecimientos que marcaron un antes y un después a lo largo de la Historia, dedica hoy un nuevo doodle al pintor austriaco Gustav Klimt, autor de la conocida obra El Beso. La pintura de Gustave Klimt, uno de los grandes representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa, estuvo durante toda su vida empapada de una clara y característica inspiración por los desnudos femeninos, la sensualidad y el erotismo, que funcionan como constantes en cada una de sus obras, tal y como se puede apreciar en la recreación de su gran obra maestra, a modo de doodle, que hoy recibe a los usuarios de Google.


No es la primera vez que Google se acuerda con sus doodles del colectivo artístico. Antes de tener en cuenta a Gustav Klimt, Google ya lo hizo en otras ocasiones dedicando estéticos doodles -logos modificados- a otros pintores, entre los que figuran el cubista español Juan Gris o el artista callejero y grafitero Keith Haring. A estos doodles se le suman los últimos logos con los que Google quiso amenizar el día a sus usuarios, entre los que se encuentran el doodle dedicado a Gideon Sundback, inventor de la cremallera; el creado en honor del médico Ramón y Cajal; el doodle que homenajeó al egiptólogo y arqueólogo Howard Carter, descubridor de la tumba de Tutankamon; el tributo interactivo a Robert Moog y su gran invento, el sintetizador; el doodle con el que Google recordó a Peter Carl Fabergé y sus Huevos de Pascua y, el más reciente, el doodle creado en homenaje a Alan Turing, el gran matemático padre de la informática moderna, que simulaba una máquina Turing y ofrecía a los usuarios de Google una serie de enigmas que debían ir superando en el propio doodle para ser recompensados con las letras del buscador. En cuanto al doodle en el que hoy se pierden las letras de Google, el homenaje a Gustave Klimt se une a los doodles más sencillos, pero más estéticos de todos los creados por el buscador. Un lienzo, copia del original Beso que catapultó a la fama a Klimt y en el que el pintor austriaco quiso representarse junto a su gran amor Emilie Flöge ocupa la totalidad del espacio que normalmente ocupa el logo de Google. Como fondo de la romántica escena ilustrada en el doodle, se pueden apreciar las populares letras en los mismos tonos calientes y tostados que predominan en toda la obra de Gustav Klimt.



Fuente:La Voz De Galicia