Varios sitios se destacan en la historia de la ciencia por ser cuna de grandes pensadores. Durante el siglo XVII, la república revolucionaria holandesa se caracterizó por tener grandes pensadores, filósofos y hombres de ciencia, como Anton Van Leeuwnhoek, Baruch Spinoza o como Christian Huygens, uno de los grandes científicos de la historia.
Ojocientífico.com 03/09/13

Los inicios de Huygens

Nacido en el seno de una familia de intelectuales liberales, Christian, hijo del poeta y dilplomático Constantin Huygens, tuvo acceso al conocimiento científico y filosófico de su tiempo. Tomó sus primeras lecciones de geometría y mecánica con un tutor privado. De igual manera, el joven Christian trabó contacto con el filósofo y matemático francés Rene Descartes, quien visitaba al padre del futuro científico en sus viajes a la república de Holanda.

Christiaan mostraría desde muy pequeño una gran fascinación por los lentes y la astronomía, llegando a tallar de mano propia su primer telescopio. En cierta ocasión, un matemático amigo de su padre le dijo: “si continua por ese camino, este muchacho un día sobrepasará a Arquímedes”.

Algunos logros científicos de Huygens

Los descubrimientos y teorías de Huygens estaban basadas en buena parte en el empirismo, es decir en el ensayo y observación minuciosa de cada una de sus tesis. Así, en 1651, publica un tratado sobre los métodos de Saint Vicent y sus conclusiones sobre la cuadratura del círculo, refutando varias teorías propuestas por este y otros matemáticos de la época.

En física, Huygens estudió la caída libre y el movimiento pendular que plasmó en otros estudios. También estudio la manera de mejorar los relojes de los marinos, para mantener su máxima precisión posible durante los viajes. En 1656, Huygens patenta su reloj de péndulo de exactitud.

La observación de Saturno

Sus logros en astronomía son remarcables. En 1655, con ayuda de un telescopio perfeccionado por el mismo Huygens, pudo hallar un anillo que ya había observado Galileo, pero no de forma tan detallada.

En marzo de ese mismo año, después de varias observaciones y estudios sobre su órbita, concluyó la existencia de un satélite que gravitaba alrededor de Saturno, que fue bautizado Titán.

A fines de esa década, Huygens publica un tratado sobre el sistema de Saturno, que es criticada por otros científicos, pero que, sin embargo, es corroborada por observaciones en 1665. Huygens dejó a su muerte tratados sobre la teoría ondulatoria de la luz.