Unos chavos organizaron una reunión de amigos en la que el tema era “sociedad secreta”.

Obviamente tenían puestas sus túnicas, sus mascaras, pusieron las luces bajitas, velas y en fin un ambiente muy de “sociedad secreta”

Así que en su reunión no podía faltar la pizza así que pidieron una y aprovecharon para hacer una broma al repartidor.

Aprovecharon sus atuendos para fingir ante el hombre de las pizzas que eran una verdadera “sociedad secreta”
y le dieron un pequeño sustito