Abc.es 27/07/12

Los grandes de Internet quieren luchar juntos en Washington D.C. La red ha prosperado a lo largo de las últimas décadas con relativamente poca legislación específica, y así quieren que siga. Un número de empresas todavía sin especificar —pero entre las que se encuentran Google, Facebook, Amazon y eBay— se han aliado para ser «la voz de Internet» ante el Congreso de Estados Unidos. Son «The Internet Association».

Un lobby es un «grupo de interés». Un colectivo que intenta promover que sus puntos de vista queden reflejados en las leyes. Aunque las grandes empresas de Internet ya dedicaban recursos a esta tarea, ahora quieren unir sus esfuerzos para conseguir mayor influencia.

Aunque el proyecto se presentará oficialmente a mediados de septiembre, ya se conocen tanto los objetivos principales como el responsable de llevar las riendas. Michael Beckerman dirigirá el lobby, destinado a preservar la libertad de Internet. Los desencadenantes, aseguran, fueron SOPA y PIPA, dos proyectos de ley para regular la red que no prosperaron gracias a la contundente reacción de los internautas. «Fue una terrible amenaza para la estructura de Internet y su industria en su conjunto», afirmó Beckerman a National Journal. «Habrían tenido un impacto catastrófico tanto en empleos como en la economía más allá del ciberespacio».

En la página web del lobby, que todavía no está en pleno funcionamiento, hay un mensaje: «Internet es el mayor motor de crecimiento económico y prosperidad que ha conocido la humanidad». También hay una explicación del proyecto. «La Asociación de Internet es la voz unificada de la economía de Internet, representando los intereses de las principales empresas estadounidenses y sus comunidades globales de usuarios. La Asociación de Internet promueve el desarrollo de políticas públicas que fortalezcan y protejan un Internet abierto, innovador y libre».

Aunque la noticia ha tenido cierto eco entre los internautas, reina el escepticismo. Además del conjunto completo de actores implicados, falta saber qué proponen más allá de un primer lema: «mantengan sus manos fuera de Internet».