Elmundo.es 19/11/12

Una juez de EEUU ha aprobado que Google deberá pagar a la Comisión Federal del Comercio estadounidense (FTC, sus siglas en inglés) 22,5 millones de dólares (17,6 millones de euros) por el caso del espionaje ausuarios en Safari a través de 'cookies'. Se trata de la multa más elevada impuesta a una única compañía por la FTC.

El pasado febrero, Google fue acusada de espiar a los usuarios de Safari, el navegador web de Apple. La compañía utilizó un 'software' que permite monitorizar las actividades de los usuarios, de forma que podrían conseguir datos útiles para el envío de publicidad. Sin embargo, Google aseguró que utilizó una conocida funcionalidad de Safari pero siempre "con el consentimiento de los usuarios" y que las 'cookies' "no recababan información personal".

Según recogía el diario estadounidense 'The Wall Street Journal', Google y otras empresas de publicidad consiguieron saltarse la configuración de privacidad de millones de personas que utilizan el navegador Safari de Apple a través de un código de programación.

Este código fue descubierto por el investigador de Stanford Research Systems Jonathan Mayer, de forma independiente. Así, los de Mountain View y el resto de compañías de publicidad podrían realizar seguimientos sobre los hábitos de navegación web de los usuarios de Safari yenviarles publicidad.

Meses después, en julio, la compañía de Mountain Voew y la propia FTC llegaron a un acuerdo por el que el gigante de Internet pagaría 22,5 millones de dólares (17,6 millones de euros) para resolver finalmente el caso. Cuatro meses después, la juez Susan Illston ha aprobado el pago de esta multa.

Sin embargo no todos están de acuerdo. Según recoge la agencia Associated Press, la decisión fue bien recibida por la FTC, sin embargo un grupo defensor de los derechos de los consumidores, Consumer Watchdog, cree que este fallo es ineficaz y que la sanción económica debe ser "mucho más severa", ya que la suma de 22,5 millones es "calderilla" para Google.

Durante el trimestre terminado el pasado octubre, Google generó 14.000 millones de dólares (10.970 millones de euros) en ingresos, por lo que este grupo asegura que Google genera la cantidad impuesta en la multa "cada cuatro horas".