Durante uno de sus conciertos, la cantante dijo a sus fans que pediría
a Barack Obama la legalización de la hierba




Lady Gaga confesó a sus fans durante un concierto en Ámsterdam que había
dejado el alcohol porque prefería fumar droga, algo que, según afirmó,
le ha resultado siempre muy beneficioso para su música.

"He dejado de beber, pero quiero que sepan que [la marihuana]
ha cambiado mi vida por completo. Ha sido una experiencia espiritual
para mí y para mi música", declaró la artista según informa
el periódico The Sun.

La controvertida estrella incluso bromeó comentando a sus fans que estaba
decidida a hablar con el presidente Barack Obama para convencerle
de que legalice la sustancia en Estados Unidos.

Esta no ha sido la única vez que Gaga sorprende a su público en los últimos
días, ya que hace poco se hizo un tatuaje en directo en su recién rapada
cabeza como parte de la promoción de su nueva fragancia 'Fame'.

Gaga se tatuó un querubín, con corona incluida, un diseño que supone
un guiño a sus raíces italianas, según comenta el tatuador Mark Mahoney.

"Es del estilo de los querubines del Renacimiento,
un guiño a su herencia italiana", explicó.

Siguiendo su línea, la cantante no dejó a nadie indiferente durante el evento
de promoción, ya que, entre otras cosas, se presentó metida en un gran
bote de perfume, en cuyo interior fingió estar plácidamente dormida.