Investigadores australianos han expuesto recientemente la explicación al 'resplandor del horizonte': un brillo extraño que ocurre en el horizonte occidental de la Luna justo después de la puesta del sol.

En su estudio, los científicos se refieren a dos nuevos fenómenos relativos a los movimientos de polvo en la superficie de la Luna, las 'tormentas de polvo del amanecer' y el 'horizonte iluminado'.


Detector de polvo inventado en 1966, clave este 2015 para el hallazgo. (UAO)

El profesor Adjunto Brian O'Brien de la Escuela de Física de la Universidad de Australia Occidental, dijo que los descubrimientos se hicieron utilizando un detector de polvo del tamaño de una caja de cerillas inventado en 1966.

"En 2011 publicamos dos razones que dudaban de la creencia popular de que el resplandor del horizonte se producía debido a las partículas finas de polvo levantadas por los campos eléctricos a gran altura por encima de la superficie de la Luna", dijo.

"Luego, a mediados de 2015 un sofisticado detector de polvo de la NASA en la sonda LADEE (Lunar Atmosphere and Dust Environment Explorer) confirmó que no había pruebas del polvo predicho a altitudes de entre tres kilómetros y 250 kilómetros".

El profesor O'Brien dijo que el detector de polvo de su equipo fue montado sólo a un metro sobre la superficie de la luna. "Se encontró que las tormentas de polvo de la salida del sol habían resultado de los cohetes de la misión Apolo 12 que removieron partículas de polvo en la superficie lisa de la Luna y luego la salida del sol las levantó a esta altura", dijo.

El profesor O'Brien también desarrolló un modelo que explica las tormentas de polvo del amanecer y el nuevo fenómeno que resulta del 'horizonte iluminando', que ocurre cuando el horizonte del amanecer se convierte entre un 1 y un 4% más brillante que la luz del sol al final de la salida del sol.

El polvo es el mayor problema ambiental en la Luna, y la invención del profesor O'Brien es la única que lo mide directamente. Las tormentas de polvo son un peligro inesperado. Pueden obstruir la maquinaria durante las misiones de superficie en el vacío de la Luna, y pudieron ser la causa de la avería que interrumpió la misión del rover lunar chino Yutu en 2014.

La investigación ha sido publicada en la revista Planetary and Space Science.


20minutos.es / 01/11/15

Fin al misterio del 'horizonte iluminado' de la Luna