Esta familia de patos puso en apuros a los policías que tuvieron que intervenir y desviar el tráfico.
De pronto aparecieron en una calle y sin más preámbulos se plantaron en media calle para descansar un rato, mientras los autos eran desviados…