No sólo el café y el té impiden conciliar el sueño. Ya sea por su difícil digestión o por alguno de sus componentes, otros alimentos dificultan la entrada en la fase REM. Te los contamos para que prescindas de ellos en tus cenas.

..... La guindilla y otros alimentos picantes dificultan conciliar el sueño e incluso pueden provocar pesadillas pues aceleran el tránsito digestivo y el organismo en general.

Si algo aprendimos con The Newsroom, aparte de a hacer buen periodismo, es que el bacon retrasa el sueño por sus aminas biógenas de difícil digestión que también poseen las salchichas.

Frutas como la naranja o el kiwi, ricas en vitamina C, también afectan al sueño pues mantienen el cuerpo despierto.

Las carnes rojas, ricas en tiroxina, también provocarán insomnio porque este aminoácido es precursor de la catelocamina y dopamina que espabilan.

El apio, el pepino, la sandía, los espárragos y otros alimentos diuréticos llenarán tu vegija durante la noche y provocarán que te despiertes para ir al baño en más de una ocasión.

Los tomates, ricos en tiramina, estimulan la actividad cerebral.

Del mismo modo lo hacen quesos curados como el brie y el stilton, y el vino tinto. Así que olvídate de esa apetecible tabla de quesos con una copita de vino antes de irte a la cama.

Aunque el chocolate negro resulta muy bueno para la salud, habría que tomarlo unas 6 horas antes de dormir o su contenido en cafeína podría ponerte los ojos como los de un búho.

La fibra dietética del brócoli resulta difícil de digerir para el cuerpo, así como el azúcar que también contienen la coliflor y las coles de Bruselas.

esquire.es

Evita estos alimentos antes de dormir