Los lagos suelen ser uno de los entornos naturales más bonitos para visitar. Aunque la situación de pandemia que vivimos nos imposibilite realizar grandes viajes, sí podemos aprovechar para conocer lugares cercanos dentro del ámbito nacional o regional. Los lagos son cuerpos de agua, la mayor parte de las veces dulce que se forman en depresiones topográficas creadas por diferentes tipos de procesos geológicos o por la acción de agentes naturales como puede ser el viento o los glaciares.

España es un país salpicado de lagos, generalmente enclavados en paisajes espectaculares que hacen que merezca especialmente la pena visitarlos. Conectar con la naturaleza en estos entornos suele ser muy fácil y nos ayuda a despejar la mente desconectando de la rutina diaria, disfrutando del aire puro y de la belleza.

Los Lagos de Covadonga en Asturias



En casi todas las listas de los lagos más destacados de nuestro país, los Lagos de Covadonga figuran en los primeros puestos. Y no es de extrañar pues constituyen un entorno impresionante. La Unesco los declaró Reserva de la Biosfera en el año 2003. Constituyen uno de los puntos turísticos más apreciados de Asturias. Se encuentran emplazados dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa, a más de 1100 metros de altura. Se trata de los lagos Enol, Ercina y la laguna Bricial (este solo suele hacerse presente durante los meses de deshielo.

Disfrutar del amanecer en los lagos de Covadonga es una experiencia de una belleza mágica. El acceso es libre y se puede realizar tanto en transporte público como privado, aunque los días de mucha afluencia es posible que no te dejen subir en tu coche particular. Si estás de visita en Asturias es uno de esos puntos que tienes que visitar de manera casi obligatoria. Además, el santuario de Covadonga desde donde se puede iniciar el acceso a los lagos es otro de los lugares emblemáticos de la región.

El Lago del Valle en Asturias



Pero los de Covadonga no son los únicos lagos de Asturias, de hecho el más grande de la región es el Lago del Valle, ubicado en el Parque Natural de Somiedo que es Reserva de la Biosfera. Se puede hacer una ruta circular que tiene aproximadamente 13 kilómetros de extensión y se puede hacer en unas 3 horas, resultando apta para todos los públicos y que también se puede hacer en bicicleta.

El Lago del Valle está a una altura de 1580 metros. Hacer la ruta supone la oportunidad de disfrutar de un paisaje precioso y de tener la oportunidad de apreciar algunas de las especies de fauna de la región.

Laguna de La Mata en Alicante



La laguna de La Mata se ubica en el Parque Natural de Torrevieja. De hecho se trata de dos lagunas separadas por un anticlinal llamado el Chaparral que solo se diferencian por su color. Una es rosa, lo que hace que se conozca también como Laguna Rosa y en ella se localiza una explotación salina. El color se debe a la presencia de unas bacterias en las aguas. La otra ya es un color verde y en ella se localiza el Centro de Interpretación del parque natural y un área recreativa.

Es un entorno precioso para pasear y también para observar a las miles de aves migratorias que por allí pasan cada año. Estas lagunas ya eran explotadas en el s. XIV, de hecho en el 1321 fueron cedidas por la Corona a la ciudad de Orihuela, pero en el 1759 volvieron a ser propiedad del Estado. En el parque se pueden realizar tres rutas diferentes, una se hace a pie, otra en bicicleta y luego está la llamada ruta del vino.

La Laguna Negra en Soria



Si te gustan los entornos que tienen cierto misterio no puedes dejar de visitar la Laguna Negra. La leyenda acompaña a esta laguna de origen glaciar que se sitúa a unos 2000 metros de altura entre paredes de granito y pinares que le dan un aspecto oscuro y tenebroso.Un monstruo habitaría sus profundidades dispuesto a devorar a todo el que se sumerja en el agua

Se encuentra a unos 50 kilómetros de Soria capital, en dirección a Burgos. Generalmente se puede acceder hasta lo alto de la laguna directamente en coche. Existen varias rutas que se pueden hacer en la zona de la Laguna Negra, la más fácil es la que la rodea, apta para todos los públicos, se realiza por una pasarela de madera y se llega a una cascada.

Otra de las rutas es que que asciende hasta el Pico Urbión, esta es de dificultad media y tiene una extensión de 10 km.

Como curiosidad, el poeta Antonio Machado ambientó en esta zona su romance La Tierra de Alvargonzález.

Las Lagunas de Gredos en Ávila



Las Lagunas de Gredos son los tesoros naturales de Ávila. Son un entorno de origen glaciar que se creó hace unos 15000 años. La Laguna Grande de Gredos es la más conocida, se localiza a los pies del pico Almanzor. Se trata de cinco lagunas alineadas a las que se puede acceder desde diferentes rutas, aunque lo más frecuente es hacerlo desde Navalperal de Tormes, algo que puede llevar entre 5 y 7 horas con lo que la gente suele ir preparada para hacer noche.

Son un entorno de visita prácticamente obligada para todos los amantes de la montaña. En el camino hasta la Laguna Grande podremos disfrutar de la fauna y la flora tçipicas de la zona, especialmente con las cabras montesas muy habituales en esta zona. Eso sí, es importante ir adecuadamente preparado con ropa que proteja del sol en verano y en invierno con equipo para la nieve y el hielo.

Lago de Sanabria en Zamora



El de Sanabria es el lago glaciar más grande de la Península y uno de los más grandes de Europa. Se localiza a una altura de 1000 metros en la provincia de Zamora. Hoy es un importante parque natural en el que muchas familias deciden comulgar con la naturaleza.

Recorrer todo el entorno puede ser cuestión de dedicarle una semana, los pueblos que rodean el lago son muy bonitos.
En la zona del lago se encuentran diferentes playas habilitadas, aunque en los meses de verano suelen estar un poco saturadas. Hacer senderismo aprovechando las distintas rutas o practicar diferentes deportes son otras opciones.

que.es / Ana Rebon, 10 marzo 2021

Estos son los lagos más bonitos de España