Este mineral, que juega un importante papel en la mejora del sueño o la ansiedad, se encuentra especialmente presente en algunos frutos secos y en alimentos como los caracoles.

Un mineral indispensable.

El magnesio es un mineral que se encuentra de forma natural en distintos alimentos y cuyo consumo se ha relacionado con numerosos beneficios para la salud: desde la mejora del sueño o la ansiedad, pasando por la protección contra enfermedades cardiovasculares y hasta las migrañas. Además, se trata de un elemento imprescindible para nuestro organismo ya que desempeña una importante labor en más de 300 procesos fisiológicos distintos y resulta esencial para la asimilación del calcio, el fósforo y la vitamina C.

Las recomendaciones diarias de magnesio oscilan entre los 400 miligramos para los hombres hasta los 300 para las mujeres. La falta de este mineral en nuestro organismo, aunque se trata de un trastorno poco común, se ha relacionado con fatiga, pérdida de apetito, debilidad muscular y somnolencia, por ejemplo. Pero, ¿cuáles son los alimentos que más magnesio aportan a nuestro dieta?

Pipas de girasol.


En lo que a magnesio se refiere, las pipas de girasol son el alimento rey. Se calcula que 100 gramos de este popular alimento puede llegar a aportar alrededor de 350 miligramos de este mineral en nuestra dieta. Las pipas son además un fruto seco muy rico en fósforo, en grasas saludables y en proteínas.

Caracoles.

El caracol de tierra es un plato muy apreciado en distintas zonas de nuestro país. Se trata de un molusco que está compuesto principalmente por agua (en más de un 80%) y que apenas tiene grasa. La Federación Española de la Nutrición (FEN) apunta que este alimento destaca especialmente por el alto contenido en hierro, calcio, cinc y magnesio. En concreto, por cada 100 gramos de caracoles ingeridos podemos llegar a obtener hasta 250 miligramos de magnesio.

Anacardos.

El anacardo es una legumbre cuyas propiedades son muy similares a las de los frutos secos. Pese a su alto valor calórico, se trata de una semilla muy apreciada desde el punto de vista nutricional. Destacan por su alto contenido en proteínas, fibra y ácidos grasos saludables. De la misma forma, son también muy apreciados por la cantidad de vitaminas (B1 y B2) y magnesio que aportan a nuestra dieta. En el caso de este último mineral, podemos encontrar 292 miligramos por cada 100 gramos de anacardos.

Almendras.

Otro de los frutos secos cuyo aporte de magnesio a la dieta es más alto son las almendras. Esta semilla contiene 258 miligramos de este mineral por cada 100 gramos. Pero no sólo eso, la almendra también presenta “un alto contenido en grasas -sobre todo monoinsaturadas-, fuente de proteínas vegetales, y en menor medida, aporta hidratos de carbono”, señala la FEN. “El contenido en fibra de la almendra destaca sobre el resto de los frutos secos”, añaden.

Cacahuetes.

Esta legumbre perteneciente a la familia de las leguminosas (muchas personas piensan que se trata realmente de un fruto seco, y no) es una magnífica fuente de proteínas, ácidos grasos monoinsaturados, fibra, fósforo, potasio y zinc, entre otros minerales. Así, su contenido de magnesio se eleva hasta los 174 miligramos, según la Fundación Española para la Nutrición (FEN).

omicrono.com / J. A. G. 17 agosto, 2019

Estos son los cinco alimentos más ricos en magnesio: por qué debes incluirlos en tu dieta