La ESA ha publicado la última foto de Rosetta antes de morir para culminar dos años de misión.

Rosetta ha supuesto uno de los mejores ejemplos de que la ciencia aún es capaz de atraer a las masas, y de cómo usar las redes sociales para fomentar el diálogo.

Estamos hablando de que la humanidad ha apuntado a un cometa, ha acertado, y ha recopilado todo tipo de datos e imágenes del lugar. Si eso no consigue encender la conversación, no se qué lo haría, y por eso ver a la cuenta oficial de Twitter publicando curiosidades y fotos durante estos años ha sido tan interesante.

Rosetta, la misión que nos hizo volver a mirar cometas

Pero todo lo bueno tiene que terminar, y la vida de Rosetta tenía fecha de caducidad desde el principio. Un final que ha sido ciertamente poético, ya que la sonda ha terminado estrellándose contra el mismo cometa que ha estado estudiando durante todo este tiempo, el 67P, también conocido como Churyumov-Gerasimenko.

Rosetta fue lanzada en 2004 como parte de una iniciativa europea que nos ayudaría a comprender mejor no sólo los cometas, sino también como funciona nuestro sistema solar; como tal, las esperanzas y expectativas de muchos científicos iban sobre sus hombros.

No fue hasta 10 años después que esas expectativas empezaron a cumplirse, cuando Rosetta llegó a la posición de 67P. Entonces empezó lo bueno, con el descenso de Philae, un aparato diseñado para tomar mediciones directamente desde la superficie del cometa; lamentablemente, el aterrizaje no fue todo lo preciso que se esperaba, y fruto de eso Philae acabó muriendo en solitario por no poder obtener la suficiente energía solar.


Aún quedaba Rosetta, por supuesto, que seguía orbitando el cometa obteniendo más datos. Sin embargo, desde entonces 67P se ha ido alejando del Sol, y por lo tanto el funcionamiento de Rosetta se ha visto afectado. La única alternativa era destruir la sonda de manera controlada contra la superficie del cometa.

Así se hizo la última foto de Rosetta

El emotivo evento tuvo lugar el día de hoy a las 12:39 hora peninsular española, aunque en realidad no fue muy violento: Rosetta se estrelló a una velocidad aproximada de un metro por segundo, lo suficiente para romper muchos de sus sistemas pero probablemente no habrá sufrido demasiados daños y seguirá reconocible. Si es que alguien vuelve a ver la sonda, claro.

Como punto final, la ESA ha publicado las últimas fotos que tomó Rosetta mientras se estrellaba contra 67P; la última se realizó a una distancia de 51 metros, y podemos observar algunas rocas en la superficie, si bien está todo muy borroso.

...

Adiós Rosetta, y gracias por despertarnos de nuevo el interés por lo que hay más allá de nuestro planeta.

omicrono.com / Adrian Raya 30/09/16

Esta es la última foto de Rosetta antes de estrellarse