Dyret es un robot dinámico que es capaz de cambiar la longitud de sus patas y la forma de su cuerpo de forma autónoma en función de la superficie sobre la que camina.

El mundo de la robótica cuenta con máquinas de todo tipo, como robots que sirven cañas en un bar de España. Unos androides que suelen estar equipados con sistemas de locomoción, pero que sólo rinden mejor en un tipo de entorno. Científicos de la Universidad de Oslo han encontrado una solución a este problema: un robot capaz de ajustar el tamaño de sus patas y la forma de caminar según la superficie que pisa.

Una capacidad que, según sus creadores, mejora la eficiencia energética y el rendimiento de esta máquina en entornos impredecibles. El 'Dyret' (que traducido al noruego significa 'El animal') es un robot cuadrúpedo que puede cambiar de forma autónoma su morfología en respuesta a diferentes condiciones. Para ello, este robot utiliza una combinación de sensores, cámaras e inteligencia artificial.

De esta forma, el robot posee la capacidad de reconocer cuándo está pisando un terreno diferente para ajustar mecánicamente la longitud de sus patas y, a su vez, la forma de su cuerpo. "Dyret aprende continuamente sobre el entorno en el que camina y, combinado con el conocimiento adquirido en interiores en un entorno controlado, lo utiliza para adaptar su cuerpo", afirma Tønnes Nygaard, el líder de esta investigación.

Se adapta al terreno

Los científicos aseguran que a lo largo del camino, este robot aprende qué funciona para estar más preparado y mejor equipado la próxima vez que se encuentre con un entorno desconocido. Además, al cambiar la longitud de sus patas puede pasar automáticamente a diferentes formas corporales para operar en entornos impredecibles y resolver nuevas tareas sin la necesidad de tener que diseñar otra máquina específicamente para ello.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
Aunque no lo pueda parecer, pasar de caminar sobre hormigón al césped es un desafío realmente complicado para los robots, ya que los mechones y los agujeros en la hierba no son los mejores aliados para las máquinas con patas largas. "El robot usa una cámara para ver qué tan accidentado es el terreno y utiliza unos sensores en las piernas para sentir qué tan dura es la superficie por la que camina", explica Nygaard.

En un principio, el robot comenzó a entrenar en grava, arena y cemento. Posteriormente los científicos le asignaron la tarea de caminar sobre la hierba, una superficie totalmente nueva para Dyret. Aún así, afirman que aprendió rápidamente a caminar sobre este terreno y en saber cuál era la longitud ideal de las patas en esa superficie. "Las patas más cortas dan una mejor estabilidad, mientras que las largas permiten una mayor velocidad al caminar si el suelo es lo suficientemente predecible", señala Tønnes Nygaard.

El robot también es capaz de adaptarse si se daña al enfrentarse a obstáculos imprevistos. Por ejemplo, sus creadores confirman que gracias a su tecnología, Dyret puede adaptarse a una situación en la que una de sus patas se debilita o se rompe: "puede aprender a recuperarse, ya sea cojeando o disminuyendo la longitud de sus otras tres patas".

Enfrentarse a desafíos

Este nuevo robot no está actualmente preparado para asumir tareas importantes. Por ahora el propósito de sus creadores ha sido el de desarrollar la tecnología y encontrar los materiales adecuados para demostrar que puede funcionar perfectamente. Sin embargo, hay ciertos usos en los que Dyret encajaría a la perfección.

Por ejemplo, "puede ser útil en zonas de desastre, en escenarios de búsqueda y rescate, y hasta en la agricultura, donde hay una amplia gama de superficies y condiciones climáticas desafiantes", informa Nygaard. Además, también puede ser de utilidad en entornos de difícil acceso (como minas) y hasta en otros planetas.

Unas habilidades de adaptación que podrían hacer que los robots del futuro sean más resistentes y duraderos. El equipo responsable ha decidido que todas las partes del proyecto de esta máquina sean de código abierto, con la idea de inspirar a otros científicos en el campo a tomar partes del diseño para construir sus propios robots adaptables.

omicrono.com / Nacho Castañón, 6 abril, 2021

Este robot cambia el tamaño de sus patas para adaptar su cuerpo al terreno que pisa