Investigadores han desarrollado el tipo de píxel más pequeño hasta ahora, ideal para pantallas flexibles y tan grandes que cubren edificios.


Cualquier pantalla moderna que se precie tiene millones de píxeles; pero aunque puedan parecer muchos, la resolución es de esas cosas de las que nunca tenemos suficiente. Sólo así se explica la llegada de los primeros televisores de resolución 8K. Pero si queremos ir más allá, puede que haya que replantearse un par de cosas.

Que una pantalla tenga más resolución implica que tiene más píxeles, puntos que pueden cambiar de color para mostrar imágenes. Cuanto más pequeños sean esos puntos, más podremos meter en el mismo espacio; pero eso hace que la pantalla sea más complicada, difícil de fabricar, y por lo tanto, cara. Eso sin hablar de las limitaciones físicas que nos encontramos en escalas tan pequeñas.

El píxel más pequeño, ideal para pantallas flexibles y gigantescas

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha revelado un nuevo tipo de píxel, que puede ser clave en la fabricación de pantallas con resoluciones espectaculares.Más importante que el píxel en sí es el nuevo método de fabricación, que puede ser más eficiente y barato; sus creadores afirman que podrían usarse para gigantescas pantallas flexibles que no sean tan caras como las actuales.

Es curioso que los costes sean una de las ventajas de este tipo de píxeles, porque su fabricación empieza con un grano de oro, de apenas unos nanómetros. Estos granos se recubren de polianilina, un polímero activo, y son instalados en una superficie reflectante que atrapa las partículas de luz bajo cada píxel. La pantalla funciona cuando se le aplica electricidad y el polímero se activa, cambiando su su forma y por lo tanto, reflejando la luz de manera diferente.Estos píxeles son lo suficientemente brillantes como para verlos a la luz del día.

Dependiendo de cómo se aplique la electricidad, se consiguen unos colores u otros; pero a diferencia de las pantallas actuales, un detalle importante es que este tipo de píxel mantiene su color hasta que se vuelve a aplicar electricidad. Por lo tanto, en una pantalla que muestre una imagen sin cambios no se gastará electricidad; la eficiencia sería mucho mayor, especialmente para pantallas de dispositivos móviles.

Unos dispositivos que pueden ser flexibles, ya que es posible aplicar el polímero con los granos de oro directamente a una superficie de cualquier tamaño. De esta forma, también permite crear pantallas a una escala muy superior a la actual, incluso cubriendo edificios enteros.

omicrono.com / Adrián Raya, 19 mayo 2019

Este nuevo tipo de píxel es un millón de veces más pequeño que el de tu móvil