En la isla del norte de Nueva Zelanda, en Oceanía, y debajo del suelo, se encuentra un universo subterráneo de cuevas de piedra caliza conocidas como las Waitomo Glowworm Caves (luminosas cuevas de Waitomo), al sureste de la región Waikato.

Lejos de ser como cualquier cueva, estas cuevas esconden un fenómeno asombroso: brillan con una luz verde azulada.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

Hogar de los gusanos luminosos

Las cuevas tienen aproximadamente 30 millones de años y cobran vida gracias a las colonias centelleantes de los gusanos luminosos. Estos gusanos son las larvas de la especie Arachnocampa luminosa, que emite una luz brillante con la que atrae a su presa liberando un hilo mucoso en el que estas quedan pegadas.

Los gusanos luminosos solo se encuentran en Nueva Zelanda y al este de Australia. En el caso de los que habitan en Australia, poseen luces más pequeñas y tienden a agruparse en grupos más pequeños que los de Nueva Zelanda.

Los techos de las cuevas son un gran hogar para las larvas debido a su superficie húmeda y protegida. Los gusanos residen que residen en grupos de a 100 y la luz que emiten los ayuda a atraer a las presas y alimentarse.

Un fenómeno natural increíble

Los insectos se activan a la noche y si se sienten interrumpidos, pueden apagar su bioluminiscencia. Se ha registrado que, en presencia de luz de antorcha, humo o repelente de insectos, los gusanos oscurecen temporalmente y por lo general en tiempos de 15 minutos a la vez.

Los gusanos luminosos tienen una vida fugaz, viven el tiempo suficiente para aparearse y poner huevos. Pasan la mayor parte de su vida como larvas (entre 6 y 12 meses), dependiendo de la cantidad de alimento disponible.

Al final de la etapa de larva, el insecto se convierte en una pupa y cuelga del techo de la cueva en un hilo corto durante 1 o 2 semanas, brillando intermitentemente.

Las pupas masculinas se vuelven progresivamente más oscuras, mientras que las femeninas se vuelven más brillantes.

Los gusanos adultos no vuelan bien, por eso se mantienen en la misma zona y construyen colonias.

La presencia de estos gusanos hace que las cuevas tengan un atractivo único y asombroso que parece mágico, ¿no crees?

vix.com / Valentina 16/11/16

Bioluminiscencia en cuevas de Nueva Zelanda