Es bien sabido que cualquier serpiente venenosa es peligrosa si acaba asestándonos una mordedura.

Sin embargo, la mayoría de los animales con potentes venenos tardan cierto tiempo hasta que logran matar a un ser humano adulto, ya que los venenos mortales consisten en ir disminuyendo las funciones de los sistemas vitales poco a poco. Ahora bien, hay excepciones a la regla, como es el caso del veneno más potente de la Tierra.

Dicho veneno lo produce la Calliophis bivirgata o serpiente de coral azul, un tipo de reptil con colores muy llamativos que habita en la zona sudeste de Asia. Su caso no es como el de las otras serpientes, y por ello posee el veneno más potente del mundo: La serpiente coral azul dispara todo nuestro sistema nervioso a la vez, produciendo espasmos musculares, parálisis… y una muerte rápida.


Qué sabemos sobre la Calliophis bivirgata o serpiente de coral azul

Como bien comentan los investigadores de la Universidad de Queensland (Australia), cuyo estudio se ha publicado recientemente en Toxins, la serpiente de coral azul puede llegar a medir hasta 1,8 metros y permanecer muy delgada toda su vida. Su veneno ha causado dos muertes humanas durante el último siglo según los datos de los que se disponen, y lo peor es que no existe antídoto para su picadura.

No, el veneno más potente del mundo no tiene antídoto. Y si sumamos esto a que hemos agotado nuestro mejor antídoto para los venenos de serpientes, la cosa pinta fea.

Según los investigadores, la razón de que este veneno de serpiente sea tan potente es que la serpiente de coral azul también se alimenta de animales con venenos potencialmente letales, como las cobras por ejemplo.

Esto implicaría que estas serpientes se han comido a otros animales que poseen venenos que podrían matarlas, pero no ha sido así. Por lo visto lo que ha pasado es que su propio veneno ha ido potenciándose con el tiempo, provocando una parálisis instantánea de su víctima mediante espasmos musculares.

Por qué nos será útil el veneno más potente del mundo

Sin embargo, y a pesar de lo peligroso que puede ser el veneno de serpiente de coral azul, estos investigadores australianos han pensado que su estudio puede sernos de utilidad. Y, como alguno ya habréis imaginado, el objetivo es usar el veneno más potente del mundo para mejorar los tratamientos contra el dolor.

Anteriormente se sabía cómo mata la serpiente de coral azul, pero no se sabía cómo actúa su veneno. Por ello los investigadores han analizado químicamente esta sustancia, identificando una toxina llamada calliotoxina, un compuesto que altera los nervios por dentro y por fuera a nivel celular gracias a los canales de sodio.

Lo más importante de todo esto es que alterar estos canales de sodio es una investigación de la industria farmacéutica desde hace años, pues se ha demostrado que ese mismo mecanismo podría ayudarnos a mejorar el dolor crónico. Así pues, sabiendo que el veneno más potente del mundo usa este mismo mecanismo, se espera que en un futuro seamos capaces de usarlo precisamente al revés: Para ayudar al ser humano contra el dolor.

Finalmente, llegan las malas noticias. La serpiente de coral azul es una especie cada vez más rara en la naturaleza, ya que el 80% de su hábitat natural ha sido destruida precisamente por el ser humano.

omicrono.com / Roberto Méndez 01/11/2016

Calliophis bivirgata, la serpiente con el veneno más potente de la Tierra