Un dispositivo que mantiene un corazón latiendo está revolucionando los trasplantes, aunque no con poca polémica.

Ha sido desarrollado por la empresa estadounidense Transmedics, y ya ha ayudado a varios hospitales a asegurar un trasplante en difíciles condiciones. Los trasplantes no sólo son complicados de realizar, sino que muchos ni siquiera son capaces de realizarse.

Normalmente un trasplante de corazón se realiza en cuanto un posible donante es declarado en estado de muerte cerebral; el corazón se obtiene lo antes posible para evitar daños irreversibles por la falta de oxígeno, y es mantenido en temperaturas bajas hasta que llega al paciente.

El dispositivo que mantiene un corazón latiendo está mejorando los trasplantes

Es un método bien probado por la comunidad médica, pero al mismo tiempo deja algo que desear y reduce mucho la cantidad de posibles trasplantes. Transmedics cree que con su dispositivo puede aumentar las posibilidades de supervivencia de enfermos del corazón al mantener al corazón funcionando durante mucho más tiempo, y ya ha participado en 15 trasplantes en Reino Unido y Australia para demostrarlo.

En vez de mantener el órgano en bajas temperaturas, se mete el corazón en una cámara estéril y se une a un sistema que le aporta oxígeno y nutrientes de la sangre del propio donante. De esta forma el corazón no deja de funcionar hasta que es recibido en la mesa de operaciones del paciente; al dispositivo se le ha llamado “corazón en una caja”.

Lo importante es que este método permite revivir el corazón de un paciente en estado de muerte circulatoria; es decir, que es capaz de recuperar el corazón de un paciente al que se le ha parado. En un caso concreto el corazón estuvo dos minutos parado hasta que los médicos iniciaron la extracción; después de 20 minutos lo unieron al dispositivo de Transmedics y empezaron a bombear oxígeno y electrolitos. El corazón volvió a latir y pudo ser trasplantado.
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.
Se calcula que gracias a esta tecnología la cantidad de donaciones posibles puede aumentar entre un 15 y un 30%, pero al mismo tiempo algunas voces consideran que esta práctica puede no ser del todo ética, cuestionando que los donantes realmente estén muertos si es posible recuperar la circulación sanguínea trasplantando el corazón. Pero también reconocen que es posible que no importe: si un donante se está muriendo, y los médicos tienen el permiso de la familia, en estos casos es más importante asegurar la supervivencia del paciente que espera el órgano.


omicrono.com / 1 septiembre, 2015 — Adrian Raya

El dispositivo que mantiene un corazón latiendo