Durante mucho tiempo las personas creyeron que los lemmings (leminos) realmente se suicidaban en masa, un mito aumentado con algunos documentales de poca credibilidad. En los últimos años los científicos han descubierto varias cosas sobre estos roedores, pero no han podido asegurar que realmente los lemmings sean suicidas. Si no conoces demasiado sobre el tema y quienes ir más al fondo del asunto, este es tu día de suerte.


¿De dónde proviene el mito?

Al parecer todo tiene que ver con la cantidad de población de este animal que vive en las tundras de Norteamérica y Europa. La falta de comida los hace moverse a veces, dejando las montañas cuando ya hay demasiados en un mismo sitio y yendo a lugares a los que normalmente no van. Es así que se encuentran con corrientes de agua e intentan nadar en ellas para cruzarlas, pero con su poca resistencia, algunos se ahogan. Aquellos que sobreviven forman colonias en sitios donde generalmente no se ven lemmings, signo claro de que no es un suicidio, sino simple supervivencia.

White Wilderness es un documental de Disney con una escena donde los lemmings se lanzan al agua. Esto mantuvo el mito de que en realidad se suicidan, cuando ni siquiera el narrador habla de eso. El descrédito llegó con acusaciones a los creadores de la película, porque según se dice, es una escena fabricada con lemmings comprados, creando el momento y llevando a los animales a ese fin.

¿Qué otros errores hay en el documental?
YouTube Video
ERROR: Si ves este mensajeYouTube esta caido o no tienes el Flash Player instalado.

En vez de ser filmado en Europa, el documental tiene lugar en Canadá. Todas las historias sobre lemmings que se mueven en masa y se meten en el agua son de los lemmings escandinavos, no de los marrones que se pueden ver en el video. Al parecer ese no es el lugar indicado para buscar información sobre estos animales.

Como vemos, su actitud tiene que ver con la búsqueda de comida y una población creciente. Hay otro mito con menos credibilidad que suena bastante tonto: los lemmings explotan. La verdad es que nadie lo ha visto y tiene que ver con otro hecho. Cuando la cantidad de estos animales aumenta, los predadores ya no los comen a todos, aunque sí los matan. Algunos aparecen destrozados, con apariencia de haber explotado, pero en realidad es solamente que fueron víctimas de otras especies más violentas.

batanga, vix.com / Katia Silveira 14/10/16

Esta es la verdad sobre los lemmings y sus supuestas costumbres suicidas