En Japón han encontrado una nueva utilidad al sistema Kinect, que demuestra que puede ser aprovechado
más allá de los videojuegos.
United Arrows, una cadena de tiendas de moda, ha aprovechado las posibilidades de Kinect y las ha utilizado
para causar sensación entre sus clientes.

Las personas que pasan por delante del escaparate pueden mover los maniquíes a su antojo.
La tienda donde se han colocado los maniquíes se encuentra en la céntrica zona de Shibuya, en Tokyo.