. Fue el primero que se dio cuenta de que los objetos opacos absorben una parte de la luz y reflejan otras. Aunque, precisamente, el científico inglés que describió la Teoría de la Gravitación Universal comenzó sus experimentos con prismas donde se fijó en cómo se descomponía la luz al pasar a través de ellos. También el arco iris fue su inspiración, y así describió su espectro de siete colores. Isaac Newton no alcanzó a tanto, pero en su obra Opticks sentó las bases para lo que hoy se sabe: que la luz está compuesta por ondas electromagnéticas y que nuestros ojos reaccionan a su incidencia. Y según la longitud de esa onda, percibimos un tono u otro.