Si hay algo que nos distingue de los cientos de miles de millones de personas que habitan la Tierra, son nuestras huellas dactilares. No existen personas, ni siquiera los gemelos, con huellas dactilares idénticas, por lo que son el principal medio de identificación.

Ahora, imagina no tener huellas dactilares. Eso les pasa a quienes sufren de adermatoglifia, una extraña condición genética que hace que las personas tengan la zona posterior de sus dedos completamente plana y carente de huellas dactilares.


.......

Qué es la adermatoglifia

Quienes tienen adermatoglifia nacen sin huellas digitales, ya que estas se forman durante la etapa embrionaria y no sufren modificaciones significativas a lo largo de la vida.

De origen genético, los científicos han encontrado que la adermatoglifia se concentra en grupos familiares con mutaciones muy específicas. Para padecerla, hay que tener dos padres que carguen con el gen, ya que se manifiesta de forma dominante.

Este fenómeno dermatológico, que ha sido detectada en sólo un puñado de personas en el mundo, se caracteriza por la ausencia de los llamados dibujos papilares, ese conjunto de relieves y depresiones lineares, que se sitúan a lo largo de toda la superficie de las plantas de las manos y pies.

Pero la ausencia de estas líneas no es la única característica de la adermatoglifia, ya que quienes la sufren también presentan una disminución de glándulas sudoríparas en sus manos, aunque su salud en general no se ve afectada.

Qué provoca la adermatoglifia

Como les contamos, se trata de una condición genética hereditaria. Los pacientes con adermatoglifia, presentan una anormalidad en el gen llamado SMARCAD1. Este gen, actúa sobre zonas especificas de la piel y, específicamente en el caso de la adermatoglifia, presenta copias defectuosas que le vuelven inestable, evitando que se formen así las huellas dactilares.

Si bien se cree que esa mutación genética es culpable de la ausencia de huellas digitales, los científicos creen que sólo da inicio a una cadena de otros fenómenos durante el periodo embrionario y que todavía no han sido descubiertas.

Vivir sin huellas dactilares

Las personas con adermatoglifia no tienen problemas graves que compliquen su salud, tan solo molestias leves por la menos cantidad de glándulas sudoríparas, aunque eso no quita que tengan dificultades en su vida diaria.

Al carecer de huellas dactilares, no cuentan con el principal medio de identificación utilizado en todo el mundo, lo que les trae dificultades a la hora de obtener documentos, realizar el ingreso a otros países e incluso cosas tan básicas como desbloquear el teléfono móvil.


Ojocientífico.com 20/01/14