A nivel nutricional, no hay diferencias entre tomar un refresco justo antes de la comida y durante la comida. La respuesta del organismo es la misma ya que durante la digestión se mezclan los alimentos y nutrientes de ambos alimentos.

No obstante, es importante tener en cuenta que la bebida habitual de consumo durante las comidas debería ser el agua y deberíamos reservar las bebidas azucaradas para un consumo ocasional.


Abc.es 19/02/14