La comida debe proporcionarnos entre un 30-35% de nuestra ingesta diaria, y es importante que siempre contenga: verdura o hortalizas, en ensalada, crema, cocida o salteada, alguna fuente de hidratos de carbono como el arroz, pasta, legumbres, pan (preferiblemente integrales) o patata y algún alimento proteico como la carne, el pescado o el huevo. Puedes tomar un plato único completo, o repartirlo en dos platos con guarniciones. Elige de postre yogur desnatado o fruta.

Abc.es 13/02/14