Es recomendable tomar el zumo de naranja natural recién exprimido, ya que la vitamina C es muy inestable y se degrada de forma muy rápida por el efecto del aire o la luz. Si se conserva el zumo en el frigorífico, se puede retrasar la pérdida de su poder antioxidante, pero no más de 30 minutos.

Abc.es 10/02/14