Así como la ciencia ficción lo anticipó hace algunas décadas, un descubrimiento sin precedentes fue realizado en la isla de Java, Indonesia. Un insecto que estuvo vivo hace, aproximadamente, 7 millones de años, fue encontrado en la fosilizada resina de un árbol. El ámbar preservó la integridad de la criatura, con todos sus rasgos intactos, que, según los expertos, es un «increíble e improbable objeto» que contiene muchos secretos.

La piedra (y su contenido) yacía en las minas de opal de Java, las cuales se formaron en cavidades de impresionante antigüedad. Si bien se estima que el descubrimiento aportará información relevante sobre la creación de opales y la conservación —no tanto así sobre la creación de criaturas extintas hace millones de años como sugiere una popular película de dinosaurios—, no se descarta que estos insectos guarden el secreto para descubrimientos aún más importantes.

Según lo esclarecido por Jenni Brammall, experta en fósiles de ópalo y ópalo en el Australian Opal Center , en Lightning Ridge:

«Los fósiles opalizados han pasado indudablemente por millones de años de historia bajo tierra, siendo aplastados, calentados y demás, es posible, también, que lo que ellos conservan también hayan pasado por lo mismo». Son una fuente inagotable de información... historia pura.

vix.com / Max Machado, febrero 2019

Encuentran un insecto prehistórico conservado en resina con toda su información genética intacta